¿Cómo afecta a nuestra salud la sequedad del ambiente que producen los sistemas de calefacción?

Hoy vamos a hablar de los sistemas de calefacción desde el punto de vista de la salud, y cómo afectan estos a la sequedad del ambiente, y éste a nuestra salud, ya que es un tema poco tratado pero que consideramos importante que le prestemos atención, para conseguir un uso perfecto y adecuado de nuestra calefacción.

Aunque depende de la persona y del estado físico de la misma, empieza a tenerse sensación de frío cuando la temperatura baja de 20 a 21 ºC en nuestra casa, en una situación en la que no estamos haciendo actividad física alguna.

Es en estos momentos cuando tenemos la necesidad de activar nuestro sistema de calefacción para que aporte calor al ambiente y hacer que nuestra casa alcance una temperatura agradable.

Pero este aporte de calor mediante el sistema de calefacción que tengamos instalado en casa no está exento de riesgos para la salud, sobre todo derivados de un aumento de temperatura excesivo y de la sequedad en el ambiente que pueden producir estos elementos de calefacción.

La temperatura de confort ideal es la que sitúa la temperatura de una casa entre 21 a 23 ºC, no es cuestión de poner la calefacción para tener 26 o 27 ºC en casa, si no lo suficiente para llevando la ropa adecuada tener una sensación térmica agradable.

Y la humedad idónea en el ambiente de una casa es entre el 50% y 70% de humedad relativa, para que no se nos reseque la garganta, y en general no se nos resequen las mucosas que son las que se encargan de protegernos de la colonización de bacterias que producen los típicos resfriados, faringitis y laringitis de la época de frío cuando usamos un sistema que eleve la temperatura, y en verano cuando usamos un sistema que baje la temperatura (como los aires acondicionados).

Riesgos para la salud por una temperatura excesiva y sequedad en el ambiente

A mayor temperatura en nuestra casa proporcionada por un sistema de calefacción mayor será la sequedad en el ambiente que se produce.

Después, dependiendo del sistema de calefacción que utilicemos para calentar nuestra casa será más propenso o menos a resecar el ambiente, en función de su sistema de funcionamiento e instalación.

Un poco más abajo analizaremos los sistemas de calefacción más habituales y veremos cuáles tienen más tendencia a resecar el ambiente y cuáles menos.

Un ambiente reseco hará que nuestra piel se resque y sobre todo, como comentábamos, que se resequen nuestras mucosas que es lo que puede generarnos problemas y molestias en las mismas.

La sequedad de las mucosas respiratorias a nivel de nariz, garganta, faringe y laringe hace que no produzcan la cantidad de moco adecuado para que las células defensivas de nuestro organismo puedan defender al cuerpo del ataque de bacterias, y que no permitan limpiar adecuada las partículas de polvo del ambiente, que nos pueden generar una infección en forma de catarro o resfriado, y sobre todo en personas con asma o con afecciones pulmonares, incomodidades y dificultades para respirar.

En el caso de la mucosa de los ojos, la sequedad en el ambiente puede provocarnos una conjuntivitis, al no producirse la suficiente lágrima para que las bacterias no puedan acceder a la misma, o que la sequedad haga que nos restreguemos los ojos con los dedos más a menudo, y sin quererlo transmitamos bacterias de éstos a los ojos y nos produzcan la comentada conjuntivitis.

A nivel de la piel, una sequedad excesiva de la misma, hace que se nos agriete, que nos puedan salir los conocidos sabañones, que requieran el uso de cremas hidratantes o incluso, algún fármaco dermatológico para cuidar la salud de la misma.

En cuanto a los riesgos para la salud de una temperatura excesiva, temperaturas superiores a 26 o 27 ºC conseguidas mediante sistemas de calefacción, a parte del resecado más considerable del ambiente, y que puede provocarnos una sensación de calor desagradable, haciéndonos sudar en exceso, y estar expuestos a corrientes frías de aire, sobre todo si salimos a la calle en ese momento, hacen que la actividad de nuestras defensas disminuya, y no tengan la efectividad deseada, aumentando la posibilidad de contraer un catarro o incluso la gripe.

¿Cuántas veces no ha pasado que nos hemos quedado dormidos al lado de una por ejemplo, y con un calor tremendo, y después hemos tenido que levantarnos y salir a la calle y al poco tiempo nos hemos resfriado?

Pues es debido a esta circunstancia.

Medir la temperatura y la humedad del ambiente un buen sistema de evitar riesgos para salud

Un sistema recomendable que se debería tener en casa es algún aparato para medir la temperatura y la humedad del ambiente, para saber que estamos utilizando la calefacción de manera correcta para nuestra salud.

Por ejemplo las estaciones meteorológicas digitales que nos permiten de una manera fácil controlar la temperatura y la humedad del ambiente donde hacemos la vida habitualmente y donde tenemos instalado nuestro sistema de calefacción, o un higrómetro para medir la sequedad del ambiente, que quizá es lo más difícil de detectar, son unos buenos aparatos que tienen unos precios económicos y que nos permitirán controlar el uso que estamos haciendo de nuestro sistema de calefacción.

Aquí os dejamos un modelo de cada aparato que podéis comprar online si os preocupa vuestra salud y así tener un control de estos datos que son tan importantes para el bienestar físico.

Estación meteorológica

¿Cómo afecta a nuestra salud la sequedad del ambiente que producen los sistemas de calefacción?

VER PRECIO DE OFERTA EN TIENDA —>

Y si no queremos comprar una estación meteorológica porque la tiene muchas funciones y la vemos complicada de utilizar, aunque realmente no lo es, o no le vamos a sacar todo el rendimiento que se podría, optar por comprar un higrómetro que nos mida la humedad en el ambiente y la temperatura de manera sencilla, y a un precio adsequible para cualqueir bolsillo.

Higrómetro para medir la humedad y la temperatura del ambiente

¿Cómo afecta a nuestra salud la sequedad del ambiente que producen los sistemas de calefacción?

VER PRECIO DE OFERTA EN TIENDA —>

Con cualquiera de estos dos aparatos podremos medir la temperatura interior y la humedad relativa del ambiente para ver si la el sistema de calefacción que estamos utilizando, lo estamos haciendo correctamente, y tenemos una temperatura adecuada, y si la misma reseca mucho el ambiente o no.

Peligros para la salud derivados de una mala combustión e instalación

Algunos sistemas de calefacción requieren de instalación para la evacuación de humos como estufas o chimeneas, cuya mala instalación, o la instalación en un lugar no adecuado como en un dormitorio, pueden provocar que el humo se evacúe correctamente y suframos una intoxicación de humo, o que consuma el oxígeno de la sala, por eso hay que tener en cuenta unas consideraciones para hacer una correcta instalación, respetando tamaños de instalación y aportes de aire renovado. Otros sistemas como las bombonas de gas butano, sobre todo los que no llevan sistemas de seguridad que no detecten una mala combustión del gas, o el aumento del monóxido de carbono, pueden provocarnos perjuicios para la salud. Sistemas de instalación de calderas de gas, o estufas de gas con falta de mantenimiento de los quemadores o mala instalación de los mismos, puede provcar acumulación de gas sin quemar que pueden explosionar. Al igual que una mala instalación de calderas de gasoil o un mal mantenimiento que puedan provocar pérdidas o goteos de la misma. Por eso insistimos mucho en el mantenimiento anual como mínimo de nuestros sistemas de calefacción.

Los diferentes sistemas de calefacción y su efecto en resecar el ambiente

Las .

Las bombas de calor son aparatos muy eficientes y cómodos, son como aires acondicionados centrales que recirculan el aire y lo calientan o lo enfrían en función de nuestra programación. Este sería uno de los sistemas de calefacción que aunque funcionan muy bien más resecan el ambiente.

Las sin toma exterior o con toma exterior de aire

Actualmente podemos encontrar dos sistemas de funcionamiento de las estufas de leña, las más tradicionales que toman el aire para la combustión a través del ambiente de la habitación o estancia donde la tenemos instalada, por lo que es necesario que esté bien instalada, y en una estancia con buena renovación de aire fresco. Y las estufas de leña que toman el aire del exterior de la vivienda, que son las más novedosas, siendo esta la tendencia que suponemos se impondrá, ya que por una parte al tomar el aire del exterior para funcionar evitan peligros del consumo de oxígeno de la estancia donde están instaladas, y la combustión siempre es mejor. Estando relacionado la sequedad del ambiente con la temperatura de trabajo de la estufa, de ahí la necesidad de un medidor de temperatura y de humedad para comprobar si la estamos usando correctamente, o la estamos cargando mucho, o está produciendo un ambiente muy seco en la estancia donde la tenemos instalada.

Los cassettes de leña con toma interior o exterior de aire

Al igual que en las estufas de leña, hay en el mercado modelos de cassettes de leña que toman el aire para el quemado de la leña del interior de la habitación, debiendo tener las mismas precauciones de aporte de aire fresco, y cassettes de leña que toman el aire de quemado del exterior, que tienen mejor combustión y resecan menos el ambiente. Aunque como en el caso de las estufas de leña, el resecado del ambiente dependerá del nivel de potencia que tengamos en la estufa, por eso es también recomendable como mínimo la compra de un higrómetro para comprobar este dato.

Las estufas de pellets que toma de aire exterior o interior

Las estufas de pellets poseen la parte posterior de la misma la toma de aire, que dependiendo de la instalación y el volumen de renovación de aire se puede dejar con la toma de aire de la casa, o con un tubo tomar el aire del exterior. Si se toma aire del exterior más seguridad en el quemado del pellet, si se toma del interior, siempre debemos de tener en cuenta la renovación del aire de la sala donde la tengamos instalada. En estufas de pellets tenemos las hidroestufas que calientan agua, que calientan radiadores, siendo éstas las que menos resecan el ambiente, y otras que expulsan el aire frontalmente, aire caliente que expulsan al ambiente después de haber pasado por el intercambiador de calor, y por lo tanto sale más reseco.

Las estufas catalíticas o estufas de gas

Estas estufas aunque también producen llama que consume oxígeno, en el quemado del gas suele producir vapor de agua, por lo que habitualmente no suelen resecar el ambiente en exceso, teniendo que tener las precauciones sobre todo, en que combustione bien el gas, y la acumulación de monóxido de carbono, aunque si el modelo que tenemos, lleva sensor de exceso del mismo, cuando se alcance el nivel de riesgo hará que se pare la estufa de butano automáticamente, impidiendo que vuelva a funcionar hasta que los niveles hayan llegado a los niveles de seguridad.

Calefactores eléctricos

Los calefactores eléctricos que llevan una resistencia que calienta el aire que pasa a través de las mismas, y un ventilador que reparte el calor, también resecan bastante el ambiente.

Sistema de radiadores de agua y acumuladores de calor

Estos sistemas son los que en el sentido de resecar el ambiente, menos lo hacen, ya que no producen quemado de ningún combustible en la sala donde están ubicados, ni tienen resistencias exteriores por los que circule el aire. Por lo que en este sentido del resecado del ambiente por parte de este sistema de calefacción, es de los que menos lo reseca.

¿Cómo solucionar la sequedad del ambiente de los sistemas de calefacción?

Si hemos comprado un higrómetro o una estación meteorológica y hemos comprobado que la sequedad del ambiente del interior de nuestra casa es elevada (humedad relativa inferior al 50%), entonces si queremos evitar problemas que afecten a nuestra salud sería conveniente comprar un humidificador para que aporte la cantidad de humedad suficiente, para compensar el consumo de humedad que producen los sistemas de calefacción que estemos utilizando para calentar nuestra casa. Es lo mejor, y con esto conseguiríamos tener la casa caliente, pero en unas condiciones atmosféricas adecuadas para evitar problemas a nuestro organismo, relacionado con la sequedad de las mucosas. Os dejamos un modelo de humidificador por si os interesa este aparato, dentro de los mejores humidificadores que podemos encontrar en el mercado: ¿Cómo afecta a nuestra salud la sequedad del ambiente que producen los sistemas de calefacción?

VER PRECIO DE OFERTA EN TIENDA —>

El tema de la temperatura dependerá de la graduación que le demos, y es más fácilmente detectable por nuestro organismo, por si tenemos calor o frío, aunque es conveniente no abusar de la calefacción para evitar que una elevada temperatura aletargue las defensas de nuestro organismo.

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

PARA ESCRIBIR UNA CONSULTA HAS DE DARLE A UN ME GUSTA (un poco más arriba)