Estufas de leña baratas ¿relación durabilidad-precio?

Hoy vamos a hablar un poco de las estufas de leña baratas y sobre todo por lo que nosotros entendemos en su relación calidad – precio  o quizá mejor dicho estaría su relación durabilidad – precio.

A pesar de todo lo que nos quieren vender por la televisión de que estamos empezando a salir de la crisis, que la cosa mejora y que empiezan a verse síntomas de recuperación (los “brotes verdes” de antaño), lo cierto es que a nivel de a pie no se nota nada, y dependiendo de qué zona geográfica estemos hablando todavía se nota menos.

Para colmo, disimuladamente nos la vuelven a colar con lo de las tarifas eléctricas, que si ahora con el contador digital, que si con las subastas el precio iba a estar más ajustado, lo cierto es que, cada vez el precio es más alto y cada vez pagamos más de luz.

A la vuelta de la esquina está el otoño, y enseguida el invierno, y a muchos empieza a preocuparle el gasto eléctrico o de gasoil que van a tener este año, para poder calentar su casa, y pasar un invierno en que no toque estar cubiertos por cuatro mantas y tiritando porque no podemos enchufar ningún calefactor o calentador.

 

¿Qué opciones tenemos? ¿Qué hay que saber de las baratas?

 Una de las opciones más económicas que tenemos hoy en día es el uso de estufas de leña para calentar nuestro hogar.

Hay una amplísima variedad de estufas de leña, de fabricantes, de diseños, de calidades y de precios, por lo que cómo lo hacemos para saber cuál elegir.

Lo más habitual, al igual que cuando buscamos algún otro producto, suele ser buscar o ver los más baratos, o los que están ofertas, y en el tema de estufas de leña esto no es diferente.

Muchos visitantes llegan a nuestra tienda online buscan estufas de leña baratas.

La diferencia desde nuestro punto de vista, con el resto de productos que podemos buscar o comprar por ser baratos, es que son más fácilmente desechables que una estufa de leña. ¿Qué quiero decir con esto?, que si por ejemplo compramos un electrodoméstico barato y este no funciona bien, o se estropea al poco tiempo, lo podemos tirar fácilmente a la basura, al igual que cualquier prenda de vestir, y demás productos que no sean encastrados en obra.

Con una estufa de leña no es igual, ya que requiere de una instalación de tubos para estufas que atraviesen la cumbrera, aislamiento, impermeabilización para evitar goteras, etc., etc., y si ya hablamos de una chimenea de leña encastrable todavía es más difícilmente desechable, por lo que es un dato muy importante a tener en cuenta.

Ya que cualquier estufa de leña obligatoriamente necesita instalación de tubos que pasen por obra, es un dato que hemos de considerar de cara a comprar una , ya que si esta lleva aparejada una durabilidad baja, si tenemos que cambiarla, tenemos que hacer un doble gasto, ya que nos toca desinstalar una e instalar la otra, con el consiguiente incremento en el precio.

Desde nuestro punto de vista hay dos grandes grupos diferenciadores que venden estufas de leña.

– Por un lado están las tiendas de estufas de leña tradicionales, especializadas en la venta e instalación de las mismas. Suelen ser empresas familiares la mayoría, o formada con pocos miembros que a parte de la venta de estufas de leña tienen experiencia acumulada en la instalación de las mismas.

Dado que suelen ser empresas pequeñas ubicadas en zonas donde el trato es directo con el cliente, suelen buscar y emplear en sus ventas estufas de leña, como mínimo de calidad y durabilidad media, ya que tienen que tratar directamente con sus clientes, su capacidad de atracción de nuevos clientes es limitada y basada sobre todo en el buen hacer de su trabajo.

– Por otro lado están las grandes superficies y ferreterías que  no suelen tener experiencia en la instalación de estas estufas, y no conocen a fondo el producto que venden. Se dedican más bien a despachar más que a vender estufas de leña. Sobre buscando captar cuota de mercado a través de la venta de , para atraer más gente a sus establecimientos y que puedan comprar otras cosas.

En estas lo que más suele primar es el precio, el fabricante o marca que mejor se ajuste en precios, sin mirar más otra cosa, es la que entra a vender, y si al año siguiente, hay otra que se ajuste más en precios, esta deja de venderles, y le vende la nueva. Por lo que ante cualquier problema, incidencia, no se hacen responsables del producto que venden, si no que derivan directamente a los fabricantes, y como son tantos trabajando en dichos centros que cada vez te hacen tratar con una persona hasta que te cansas y dejas de ir a reclamar.

¿Cuántos de vosotros no ha comprado algún producto en una gran superficie y ha tenido una avería, o una rotura, o ha necesitado un repuesto y lo han derivado directamente al fabricante?, o si no, simplemente, te dicen que ya no venden ese producto, y ahí te las compongas.

Y en un producto que puedes tirar sin más, pues bueno, te enfadarás, dirás que ya no vuelves a comprar nada allí, pero con una chimenea o estufa de leña el problema no es pequeño, ni barato.

Hoy precisamente hemos servido una estufa de leña Vitoria

a un cliente que hace unos años según nos ha contado compró una chimenea abierta u hogar metálico abierto en una gran superficie, y que a los dos años se le estropeó y no se hicieron cargo. Entonces a nosotros ha venido a comprar la estufa de leña buscando un producto que tuviese una buena relación calidad – durabilidad – pecio, y que le hiciésemos el mantenimiento de limpieza anual.

Estufas de leña hay, desde 75 € las redondas nº 2,3,4 hasta más de cinco o seis mil euros.

La cuestión es desde nuestro punto de vista la durabilidad de la estufa y el plazo de amortización . Si tenemos en cuenta que una estufa de leña de gama media suelen durar, con matenimiento adecuado perfectamente diez años, si compramos una estufa de leña de gama media de unos 700 €, nos vendría a salir por unos 70 €, y la instalación de la misma que suele estar, si la instalación es fácil entre 200 ó 400 € si es más difícil, estaríamos aumentando entre 20 a 40 € al año, por lo que el gasto sería entre 90 a 110 € anuales e amortización.

Si por el contrario compramos la estufa de leña más barata del mercado de unos 75 €, y con un durabilidad de un par de años, estamos hablando de que si le sumamos la instalación entre 150 a 350 €, estaríamos en una horquilla anual de amortización de entre 150 a 215 € al año, por lo que realmente, nos estaría saliendo más cara, ya que al poco tiempo nos tocaría cambiarla y volver a hacer una nueva instalación.

Evidentemente, y como es lógico, la diferencia en los precios de una estufas de leña y otras, están en algo, y dado que no son productos que tengan unos grandísimos costes en publicidad, estamos hablando que están en el proceso de fabricación y en los materiales empleados, a mayor precio de la estufa, mayor calidad, durabilidad y eficiencia en el quemado de la leña

La eficencia en el quemado de la leña es un dato en el que todavía la gente no se fija mucho, pero que a nivel europeo tiene gran importancia, ya que los fabricantes europeos, se preocupan mucho por conseguir que con una carga de leña dure el mayor tiempo posible, con lo que se consigue un ahorro de leña importante, y este es el factor en el que están empezando a trabajar los fabricantes de estufas de leña nacionales, de cara a ahorrar combustible.

Esto hace que una estufa de leña de gama alta, las que solemos conocer como estufas nórdicas,  aunque de precio de compra sea más cara, el tiempo amortización de unos diez años es parecido debido al gran ahorro que nos consigue en la compra y consumo de leña.

Como por ejemplo la estufa de leña Koko extra

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

PARA ESCRIBIR UNA CONSULTA HAS DE DARLE A UN ME GUSTA (un poco más arriba)