Pavimento hormigón impreso Paviland paso a paso

Paviland impreso es un sistema muy innovador con el que podremos crear pavimentos impresos con una gran opción de colores, dibujos y texturas de acabado. El pavimento impreso u hormigón impreso es un sistema de puesta en obra muy de moda en estos últimos tiempos en las reformas de albañileria, por la variedad de acabados y colores que podemos conseguir y es una buena opción si no queremos un pavimento porcelánico o de gres en el exterior.

Pasos previos antes de comenzar a echar el hormigón impreso

En primer lugar proteja las zonas que deben quedar limpias (las podemos tapar con un plástico) y si es necesario colocar una armadura de protección.

Una vez tapadas las zonas que deben quedar sin hormigón y tenemos delimitada la zona vamos a vertir el hormigón, bien por paredes del edificio o la casa alrededor del cuál vamos a echar el hormigón, o bien encofrando (colocando tablones de madera de canto apuntalados, para delimitar la zona donde ha de quedar el hormigón), comenzaremos el vertido del hormigón.

Comenzando el vertido del hormigón

Si es una zona grande la que vamos a realizar de hormigón impreso, lo mejor es echar el hormigón de planta con hormigonera, y con un cazo donde se llena hormigón y tiene una trampilla en la parte de bajo, que la abriremos para ir echando el hormigón en las zonas delimitadas y con la grúa iremos desplazando el cazo para ir rellenando toda la zona a cubrir.

Con un regle, iremos pañeando y dejando a altura homogénea el hormigón vertido.

Cuando son zonas grandes y amplias las que vamos a cubrir con el hormigón, de cara a poder utilizar un regle para pañear, suelen hacerse lo que se denominan “huchas”, que son particiones de la superficie grande en partes más pequeñas, delimitadas con regladas hechas con pasta u hormigón y que nos servirán de apoyo para colocar el regle una vez hayamos llenado la hucha con el hormigón, y así nivelarlas y que quede una superficie homogénea.

Si el grosor que vamos a echar de hormigón es grande, y sobre todo en explanadas es conveniente, previo paso a echar el hormigón, obien colocar mallazo en la base para que el mismo una mejor y evitar grietas y fisuras, o echar fibras de polipropileno a la hormigonera, para que quede más unido el hormigón, que nos proporcionará mayor flexibilidad, evitando el riesgo que hemos comentado del riesgo de fisuras y aumentando la resistencia al impacto.

Una vez pañeado el hormigón con el reglemos, debemos pasar la llana de magnesio (que es una llana grande con un mango de madera o plástico para hacerlo cómodamente plantado), para acabar de alisar el hormigón y sacar el agua a la superficie.

Aplicación de Paviland Impreso

A continuación echaremos en un cubo o una cubeta el producto Paviland impreso que viene en polvo, y espolvorearemos uniformemente el Paviland impreso sobre el hormigón todavía fresco.

El producto abosrberá el agua necesaria del hormigón penetrando en el mismo y creando una capa de rodadura de alta resistencia

Si el trabajo lo realizamos con altas temperaturas lo que provocaría que el material fraguase de forma más rápida, entonces es necesario regar ligeramente con agua (cogemos un cubo con agua limpia y una brocha grande redonda, mojamos la brocha y vamos salpicando encima del producto para humedecerlo).

Después debemos alisar la superficie con una llana telescópica (que es como la llana de magnesio a la que anteriormente habíamos hecho referencia, que posee una llana grande en la punta y un mango de madera o plástico para poder alisar cómodamente el producto desde la distancia), hasta conseguir una capa uniforme de unos 3 mm de espesor.

Si es necesario, porque se han quedado zonas sin producto, espolvoreamos más Paviland impreso encima del hormigón que se haya quedado sin cubrir, y realizaremos la operación de nivelarla con la llana telescópia hasta conseguir la citada capa de unos 3 mm.

Continuamos el proceso echando Paviland desmoldeante

Una vez el producto haya comenzado a endurecer, cogeremos Paviland desmoldeante que se presenta en polvo también, lo echaremos en una cubeta o un cubo, y a mano iremos espolvoreando encima, el Paviland desmoldeante.

Colocación de los moldes para el dibujo de pavimento impreso

Terminado el proceso, colocaremos los moldes con el dibujo de acabado que queremos darle al hormigón impreso (existe una amplia variedad de moldes con diferentes dibujos donde elegir el acabado que más nos guste). Estos moldes que son flexibles suelen tener una medida 1,20 x 60 más o menos, según el molde, por lo que se colocan fácilmente.

Colocaremos los moldes en lugar indicado y presionaremos uniformente sobre toda la superficie (pegando pisados fuertes encima), para que el dibujo quede homogéneo.

Como los moldes son flexibles, nos permitirá llegar a zonas de difícil acceso como esquinas, bordillos o paramentos verticales.

Es muy importante controlar los tiempos de endurecimiento del hormigón, ya que si está muy blando los moldes se hundirán demasiado, por el contrario si ya ha endurecido demasiado, entonces no se marcará el dibujo, dependiendo el tiempo de fraguado sobre todo de la temperatura ambiente a la que estemos realizando el trabajo (a más calor más rápido fraguará el hormigón).

Realizar juntas de dilatación en el hormigón

Después de como mínimo 72 horas, realizaremos las juntas de dilatación cortando las juntas con una radial (esto se hace para que el caso de dilataciones del producto, o en el caso de asentamiento de tierras no se dañe la zona por la tensión que soporta una gran superficie de hormigón. Al delimitar la zona en partes más pequeñas delimitadas las juntas de delitación minimizaremos el riesgo de grietas y fisuras por tensión o asentamiento de la tierra debajo de la capa de hormigón).

La distancia entre las juntas, dependerá del espesor del hormigón.

Una vez realizados los cortes eliminaremos el desmoldeante aplicando chorro a presión con una manguera.

Para terminar aplicaremos resina endurecedora

Como último paso, aplicaremos una resina endurecedora mediante una machina (como las que se usan en el campo para sulfatar o echar veneno), y dejaremos secar.

En nuestro almacén de materiales de construcción en Novelda (Alicante) podrá disponer de todos los elementos necesarios desde los moldes a las herramientas, hasta las resinas de acabado, el pavimento, y el desmoldeante, así como poder los diferentes precios de las diferentes marcas y herramientas.

Hormigón impreso en Novelda (Alicante) –>

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

PARA ESCRIBIR UNA CONSULTA HAS DE DARLE A UN ME GUSTA (un poco más arriba)