¿Cómo encender una estufa de leña?

Para encender una estufa de leña y conseguir fuego, recomendamos utilizar pequeños listones de madera con papel, o bien otros medios de encendido presentes en el mercado. Está prohibido el uso de todas las sustancias líquidas, tales como, por ejemplo, alcohol, gasolina, petróleo o similares.

 Hasta que la y para las chimeneas en general, hasta que el aparato no haya cogido temperatura es recomendable tener todos los “tiros” abiertos, la entrada de aire primario y secundario, y si tiene corta-tiros, que el mismo también esté en posición de abierta, para evitar revocos de humo al estar el aparato frío. La idea funcionamiento es que el fuego calienta el hierro y este calienta el tubo provocando que el aire que está en el interior del mismo se caliente y por lo tanto pese menos, lo que crea un efecto de succión o desplazamiento hacia el exterior de la chimenea conocido como “depresión”.

 Cuando la leña empieza a arder, recargar abriendo lentamente la puerta (no abrir la puerta de golpa porque haría que nos trajésemos el humo hacia el interior de la estancia, se abre lentamente, primero una pequeña ranura para cambiar la entrada de aire que al estar la puerta cerrada, se conoce como tiro forzado, a entrada de aire natural a través de la puerta, y cuando vemos que la llama baja de intensidad, procedemos a abrirla del todo, recargamos leña y volvemos a cerrar la puerta), para evitar salidas de humos y regular el aire para la combustión según las indicaciones. Nunca se debe sobrecargar el aparato. Demasiado combustible y demasiado aire para la combustión pueden causar sobrecalentamiento y, por lo tanto, dañar el aparato. Nunca encender el aparato cuando haya gases combustibles en el ambiente. Para realizar una correcta primera puesta en marcha de los productos tratados con pinturas para altas temperaturas es necesario saber lo siguiente:

– Los materiales de fabricación de los productos en cuestión no son homogéneos puesto que en ellos coexisten partes de hierro fundico y acero.

– La temperatura a la que el cuerpo del producto está sujeto no es homogénea: de zona a zona se observan temperaturas variables de 300ºC a 500ºC.

– Durante su vida, el producto está sujeto a ciclos alternados de encendido y apagado en el transcurso del mismo día, así como a ciclos de uso intenso o de descanso total al variar las estaciones.

– El aparato nuevo, antes de poder definirse usado, deberá someterse a distintos ciclos de puesta en marcha para que todos los materiales y la pintura puedan completar las distintas solicitaciones elásticas y de dilatación (a esto lo llamamos realizar el rodaje del aparato).

– En particular, inicialmente se podrá notar la emisión de humos y olores típicos de los materiales sometidos a gran solicitación térmica y de la pintura todavía fresca. Dicha pintura, aunque en fase de construcción se cuece a 80ºC durante unos minutos, deberá superar, más veces y durante cierto tiempo, la temperatura de 350ºC, antes de incorporarse perfectamente con las superficies metálicas.

– En días nublados es normal que el tiro no se correcto.

 Por lo tanto, es imporante adoptar estas pequeñas precauciones en fase de puesta en marcha para encender una estufa de leña:

1) Asegurarse de que esté garantizado un fuerte recambio de aire en el lugar donde está instalado el aparato.

2) Durante los primeros encendidos, no cargar excesivamente la cámara de combustión y mantener el producto encendido durante por lo menos 6-10 horas contínuas.

3) Repetir esta operación como mínimo 4-5 veces, según su disponibilidad.

4) Posteriormente, cargar cada vez más y mantener perídods de encendido posiblemente largos, evitando, al menos en esta fase inicial, ciclos de encendido-apagado de corta duración.

5) Durante las primeras puestas en marcha, ningún objeto debería apoyarse sobre el aparato y, en particular, sobre las superficies lacadas. Las superficies lacadas, no deben tocarse durante el calentamiento.

6) Tras superar el “rodaje”, podrán utilizar su producto como el motor de un coche, evitando bruscos calentamientos con cargas excesivas.

Estos serían las consideraciones principales de cara a tener éxito al encender una estufa .

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

PARA ESCRIBIR UNA CONSULTA HAS DE DARLE A UN ME GUSTA (un poco más arriba)

  1. jeronimo, comentó hace 2 años:

    tengo un horno-estufa de leña ,marca BRONPI,con tubo de 250mm normal,lacado en negro y la caperuza (resuda) gotea,chorreones negros ¿hay forma de evitarlo o debo cambiar a otro tipo de tubo? un cordial saludo

    • Deberá cambinar los tubos a tubos a doble pared para que el humo se mantenga caliente y el vapor de agua que va en el mismo no precipite por efecto del cambio de temperatura. Agradeciéndole su visita a nuestra tienda, reciba un cordial saludo.

  2. Rocio, comentó hace 2 años:

    Hola, acaban de instalarme una chimenea de leña con horno en el sótano de mi casa. no hemos hecho bien el rodaje, y el primer encendido fue con mucha carga.

    El olor era insoportable no solo en la estancia, si no en el 1 piso, por donde salía humo con un olor espantoso por las lamparas de la cocina y crujían los azulejos.

    Los constructores de la casa nos han dicho que forraron el tubo de la chimenea con espuma de poliuretano….han abierto para ver el tubo y esta todo negro, parece que el olor es porque se ha quemado la espuma….pero nos preocupa porque cada vez que la encendemos los azulejos arden que no se pueden ni tocar y en el segundo piso, donde la obra metió el tubo dentro de un armario empotrado y forrado de madera tampoco se puede tocar de lo que quema la madera….y la pared fuera del armario.

    No sabemos si ese exceso de calor es normal, si debemos hacer rejillas en el primer y segundo piso para que salga calor,….necesito consejo. Gracias   

    • Buenos días.

      La espuma de poliuretano es un material extremadamente inflamable según aparece en la ficha técnica del producto, y su uso en el aislamiento de tubos de chimeneas no es correcto, porque puede ocurrir como parece que le ha ocurrido a usted, que la espuma se queme, y la misma produce un humo negro con un olor muy desagradable, que puede ser perjudicial para la salud, por lo que si tiene todo el tubo de chimenea de leña con horno forrado con esto, debería de ver de quitar los restos que pudiesen quedar y utilizar un aisalmiento apropiado como puede ser lamanta de lana de roca para chimeneas o la lana de roca para chimeneas rígida

      Habíamos visto que utilizasen lana de roca normal, la que se utiliza para el aislamiento de paredes, pero esta tampoco es correcta ya que se acaba quemando, e incluso, rellenarlo con arena, pero tampoco es correcta, porque con el calor dilata y revienta la obra, e incluso sujetar directamente el ladrillo fino del 4 al tubo, que tampoco es correcto porque el calor dilata el ladrillo y lo acaba reventando igualmente, pero con espuma de poliuretano es el primer caso.

      No nos indica si tiene instalado tubo de doble pared aislado o de simple pared, pero si tiene mucho calentor es probable que tengo instalado tubo de simple de pared sin aislar, por lo que se transmite directamente el calor.

      Nos comenta que tiene un armario de madera, por el que por dentro pasa el tubo y que está forrado de madera y que coge mucho calor. Con esto debe llevar especial cuidado, porque la madera conforme se va calentando, primero lo que hace es secarse del todo, y después prende fácilmente desde dentro, por lo que podría tener un incidente con el mismo.

      La forma correcta de aislar las zonas de madera, es que el tubo que pase por dicha zona sea de doble pared aislado, que el cañón de la chimenea, que habitualmente es de ladrillo en el exterior, por dentro esté forrado con pladur ignífugo, dejando una cámara de aire entre el tubo de doble pared, y el pladur ignífugo, por si pierde mucho calor el tubo, que nunca traspase el pladur ignífugo. Este pladur debe estar fijado a la estructura exterior sin que quede ningún elemento metálico dentro de la cámara del cañón de la chimenea, para que no se pueda transmtir el calor a través de tornillos o clavos de ajuste y llegar a la madera.

      Si tiene tubo de simple pared, y no tiene buen aislamiento por lo que parece por lo que nos indica que tiene mucho calor en la madera, debería modificar esto, pues como le comentábamos la madera tiende a encenderse con el paso del tiempo.

      Respecto a la pared con alicatado que está muy caliente, dependiendo de la distancia del tubo a la pared, imaginamos que de ladrillo, de si está amaestrada con cemento y arena, bien cargado de cemento, y de si están chapado el alicatado con cemento cola flexible con el sistema de doble encolado, para aguntar las dilataciones y contracciones, podría caérsele o rajarse alguno. Si no lo tiene puesto así el alicatado, o puesto con otros materiales, o hay presencia de restos de otros materiales, posiblemente se le caerán al cabo del tiempo. Este tipo de preparación requiere de un buen profesional con experiencia en la preparación de las paredes y en el alicatado, para evitar estos posibles problemas.

      Lo mejor, hable con el constructor que le instaló la chimenea, y que le deje un buen aislamiento, para evitar posible males futuros. 

      Y en cuanto a las rejillas, efectivamente, colocando alguna rejilla conseguirá que parte del calentar del cañón de la chimenea de obra salga al ambiente, el problema que se le presenta ahora, es que si tiene restos de espuma de poliuretano, cada vez que encienda la chimenea de leña con horno, le saldría olor por las rejillas.

      Agradeciéndole su consulta sobre instalación de tubos para chimenea de leña con horno, reciba un cordial saludo.

      • Rocío, comentó hace 2 años:

        Muchísimas gracias por su respuesta. A ver qué hacemos..

  3. Mariano, comentó hace 2 años:

    Hola. Acabamos de instalar en casa una estufa de leña Invicta Altea.

    Sabíamos que al principio olería mal pues la pintura se debe de asentar bien. El problema viene que durante su instalación le cayó una gotita de yeso y la limpié con el dedo y un poco de saliva (era muy pequeño y salió bien).

    Pero ahora tras el primer uso, esa zona tiene un color más claro, como una pequeña mancha. ¿Quitaría sin querer algún tipo de imprimación protector? No le di con nada abrasivo, sólo el dedo. ¿Podría reparar la mancha de alguna forma?

    Por otro lado me gustaría saber cómo limpiar el cristal, sobre todo la parte negra más quemada pero sin rayarlo ni estropearlo. Gracias.

    • Buenos días.
      Respecto a la mancha, más que quitar algo de imprimación protectora, lo más probable es que le haya absorbido el hierro parte de ese yeso, y por eso le aparece esa zona más clara.
      Como es una mancha pequeña puede probar mojando un pequeño paño con un poco de aceite de freidora usado o un poco de gasoil (aunque este produce algo de olor) y aplicarla sobre la mancha para ver si se diluye y para que el hierro absorba esta parte oleica.
      O si no lo consigue, comprar pintura anticalórica en spray de la marca Invicta y tapando el resto de zona echarle un poco de pintura (no echar demasiada cantidad para que no se le haga gota).
      Estas serían las dos opciones principales.
      Respecto a la limpieza del cristal, existen limpiacristales para los cristales de las estufas específicos con tensioactivos que limpian bien el hollín pegado al mismo.
      Si ve que le cuesta, una vez húmedo el cristal con el limpiacristales, y el paño o papel de limpieza, mojar un poco de las cenizas y restregar al cristal, esto consigue limpiar bien el cristal, aunque lo mejor el limpiacristales y una rasqueta de vitrocerámica por si hay algún pegote de resina que cueste sacar.
      Sin otro particular, reciba un cordial saludo.