Cerradura Atascada: Causas y Soluciones

Por lo general, una cerradura atascada no se produce de forma repentina y desafortunada. Suele dar algunas señales de aviso de que se está atascando antes de que sea demasiado tarde y te quedes fuera de casa.

Para arreglar una cerradura atascada, asegúrese primero de que el cerrojo está bien alineado.

Comprueba los tornillos y las placas de cierre: asegúrate de que están bien alineados y de que no hay nada dañado.

Si algún tornillo está oxidado o roto, hay que cambiarlo.

A continuación, si el cerrojo ya no encaja en su ranura, ten a mano un taladro o un destornillador para introducirlo en la «cabeza» del agujero y empujar el nuevo cerrojo. Esto debería evitar que el cerrojo vuelva a salirse.

Sin embargo, si se trata de un verdadero atasco, es posible que tengas que quitar algo más del pomo o de la cerradura. Para ello, haz palanca en el cerrojo o la placa de cierre con un destornillador o una palanca.

Asegúrese de no dañar el propio pomo cuando retire estos tornillos, ya que los trozos de plástico rotos pueden ser difíciles de volver a colocar en su sitio. Una vez que haya retirado con éxito todos los tornillos o placas de cierre, retire el cerrojo de su ranura.

La mayoría de las veces, una cerradura atascada simplemente seguirá siendo un problema porque la cerradura ha sido ajustada incorrectamente.

La causa más común de esto es que está ajustada con demasiada fuerza. Esto puede solucionarse fácilmente aflojando los tornillos o las placas para que tengan espacio para expandirse un poco antes de bloquearse.

Otra causa común de este problema es que no esté completamente cerrada. Si este es el caso, puedes probar a lubricar las piezas móviles, lo que debería solucionar el problema.

Si ninguno de estos métodos funciona, es probable que su cerrojo no haya sido manipulado y siga funcionando perfectamente.

Un atasco en el vástago de un cerrojo también puede deberse a que el tornillo de fijación no está bien sujeto a la placa.

Si este es el caso, tendrá que retirar la placa a mano o utilizar una herramienta adecuada para aflojar el tornillo y volver a fijarlo a la placa.

Para fijar un tornillo de fijación, primero asegúrese de que el tornillo está completamente asentado en su orificio en la placa y, a continuación, aplique algo de lubricación para asegurarse de que se mueve con suavidad y fiabilidad.

Una vez que el tornillo esté bien alineado con la placa, pásele un poco de aceite y vuelva a enroscarlo en su agujero.

La otra causa más común de atasco de las cerraduras es el óxido y la corrosión. Una forma de prevenirlo es evitar exponer la cerradura a la intemperie e inspeccionarla periódicamente en busca de signos de daños.

Una llave oxidada puede parecer la culpable, pero en realidad son los dientes desgastados de su plantilla los que están causando el problema.

abrir cerradura atascada

Para solucionarlo, basta con raspar el óxido con un cuchillo y luego limpiarlo con un trapo húmedo. Recuerda tener el cuchillo a mano cuando hagas esto para evitar que se atasque en la propia cerradura.

Si tiene una combinación de cerrojo y candado que está causando un atasco, es posible que tenga que reemplazarlos.

La forma más fácil de sustituirlos es conseguir un buen juego de extractores de llaves, que normalmente se pueden conseguir en cualquier ferretería.

Coloque el extractor de llaves bajo el cerrojo y luego inserte una llave nueva en él. Asegúrate de que utilizas el extractor de llaves del tamaño correcto para no quitar el lubricante de la llave en su interior.

Una cerradura atascada puede ser frustrante, pero no tiene por qué ser el final de su viaje con el equipaje.

Mientras que algunos problemas pueden arreglarse con herramientas sencillas, otros requerirán la ayuda de un cerrajero profesional.

Los profesionales de la cerrajería tienen la habilidad y la experiencia necesarias no sólo para volver a ponerle la llave a su cerradura, sino también para asegurarse de que funciona correctamente para que vuelva a abrirse y cerrarse con seguridad.

Así que si se ha encontrado entre la espada y la pared y le preocupa si ha cerrado mal su bolso o se ha equivocado de combinación, llame hoy mismo a un cerrajero.

Causas posible de una cerradura atascada

En primer lugar, es importante entender las principales causas de una cerradura atascada:

Llaves viejas

Si su cerradura se ha utilizado durante bastante tiempo y ya no está en perfecto estado, es probable que se atasque en algún momento.

La llave podría haberse doblado y usted no lo sabrá. Así que lo primero es conseguir la llave adecuada para abrirla.

Si tienes una llave de alquiler, pide al cerrajero que la lubrique antes de sacarla para evitar que se atasque.

En el caso de las llaves viejas, lubrique o sustituya la llave tan pronto como pueda para evitar que se dañe la cerradura.

Llave rota dentro de las bisagras

Si su cerradura se ha dañado de alguna manera, ya sea por una llave rota dentro de las bisagras, o por un mecanismo de resorte dañado, entonces podría ser imposible abrirla sin ayuda.

En este caso, debe sustituir la llave y lubricar las bisagras para que sean resistentes a la apertura.

Puedes arreglar una cerradura atascada lubricando tanto las bisagras como el mecanismo de muelle.

Óxido

A veces el óxido hace que las cerraduras se atasquen. Como resultado, pueden quedar atascadas entre el cerrojo y el marco, lo que hace que no puedan cerrarse.

Para arreglar una cerradura atascada, debe retirar todos los adornos interiores, incluidos el cerrojo y el marco, y limpiar la zona con disolvente penetrante o decapante, respectivamente.

Después, debe frotar el mecanismo con una solución de grasa y agua para automóviles con el fin de eliminar el óxido.

Mucho tiempo fuera de servicio

A veces, una cerradura atascada puede necesitar ser reparada debido al largo tiempo de inactividad.

En primer lugar, debe inspeccionarla cuidadosamente para ver si hay alguna pieza rota o dañada.

Si encuentra que el atasco está causado por una pieza rota, puede que tenga que reemplazar el componente roto.

Alineación de la cerradura del equipaje

Una cerradura de equipaje puede estar atascada debido a una mala alineación. Esto significa que algunos de sus tornillos están sucios o mal colocados, lo que dificulta su giro o cierre.

Para arreglar una cerradura atascada, debe aflojar todos los tornillos o el tornillo mal colocado de la cerradura de equipaje, y limpiarlos con disolvente o decapante.

A continuación, debe instalar el mismo número de tornillos que se doblaron inicialmente y fijarlos de nuevo utilizando los tornillos correctos.

Lubricación

Si su cerradura de equipaje se atasca debido a una lubricación inadecuada, entonces debe examinar primero sus partes y averiguar si necesita lubricación.

Simplemente puede utilizar un destornillador para extraer una pequeña cantidad de lubricante de la alineación de la placa de cierre.

Con la cantidad adecuada de lubricante, el cerradero puede moverse libremente, permitiéndole girar o voltearlo.

Sin embargo, antes de hacer esto, tiene que asegurarse de aplicar suficiente lubricante al dispositivo, y esperar a que se seque completamente antes de volver a colocar los componentes de la cerradura.

Si no encuentra el destornillador adecuado para arreglar una cerradura atascada, es posible que tenga que abrirla y mirar los muelles del interior.

A veces, el problema está en la desconexión o en los pasadores, que requieren que los sustituyas. En este caso, también hay que sustituir todo el bloque, incluyendo el muelle y el marco.

Ponga la cerradura boca abajo y busque suciedad en las guías interiores. Al buscar la suciedad, debe identificar qué parte de la cerradura se ha atascado y limpiarla con lubricante.

Asegúrese de no pasar por alto ninguna zona, ya que no quiere que la suciedad vuelva a atascar la cerradura. Para garantizar la precisión, lubrica la zona al menos seis veces con lubricante, o de lo contrario no podrá deslizarse correctamente.

Otro problema habitual de las cerraduras de coche atascadas es el causado por un catalizador penetrante. Se trata de una sustancia metálica que perfora el metal y otras superficies, causando daños.

El catalizador penetrante suele encontrarse en el embellecedor de la llave, que puede retirarse para acceder a la culata.

Si el daño está en el interior de la propia cerradura, puede utilizar un destornillador de punta plana para hacer palanca, o puede que tenga que utilizar un taladro eléctrico.

Para evitar este tipo de problemas, debe evitar que se produzca el atasco en primer lugar. La mejor manera de evitarlo es llevar la moto a un servicio regular.

Una empresa de servicio profesional lubricará su candado con regularidad, para que siga funcionando como debe. Los atascos en los candados de las bicicletas pueden evitarse si cuidas tu vehículo.

¿Cómo abrir una cerradura atascada?

Con la invención de las cerraduras y la disponibilidad de diversas cerraduras, la seguridad del hogar se ha convertido en una gran preocupación para la mayoría de los propietarios.

El robo se convierte en un problema aún mayor debido al gran número de cerraduras de seguridad y otras cerraduras disponibles.

Un tipo de cerradura es el cerrojo. Es la cerradura tradicional que se encuentra en puertas y ventanas. Un cerrojo protege su casa detectando si alguien está intentando entrar abriendo la puerta. También evita que entren personas al mismo tiempo que usted sale de la casa.

Un cerrojo de seguridad proporciona una seguridad adicional contra la entrada forzada. El atasco de la puerta se produce cuando dos cerraduras funcionan de forma diferente.

La primera no cierra y la otra está cerrada pero no cierra. Puede deberse a que el ojo de la cerradura no está orientado en la dirección correcta.

Tienes dos opciones si esto ocurre: puedes intentar abrir la puerta a patadas o puedes utilizar el cerrojo. Estos dispositivos funcionan pulsando una determinada secuencia de botones. Sin embargo, hay una desventaja. Cuando la secuencia hace clic, las dos cerraduras pueden estar abiertas.

Otra opción es utilizar una cerradura especializada. Son cerraduras más complicadas que permiten programar códigos que se abren con un toque. Suelen utilizarse en instituciones y zonas de alta seguridad, como bancos y hospitales.

No hay garantía de que impidan todo tipo de atascos, pero hay algunas que garantizan un mayor nivel de seguridad.

¿Cómo abrir una cerradura atascada? En algunos casos, puede utilizar la combinación. La mayoría de los cohetes tienen una serie de números que se introducen en el sistema.

Para utilizarlos, debe conocer la combinación. Para determinar si los enchufes han sido comprometidos, también puedes comprobar las pilas de tu abrepuertas. Si han sido manipuladas o no funcionan, la puerta no se cerrará.

Si esto no te funciona, lo siguiente es comprobar las manillas. Intente encontrar el origen del atasco. Puede haber una deformación o un exceso de tensión en la manilla. Esto se puede arreglar con unas nuevas. ¿Si realmente quieres saber cómo abrir una cerradura atascada? Lo mejor es llamar a

los cerrajeros que pueden revisar sus cerraduras y posiblemente arreglarlas de forma gratuita.

¿Cómo abrir una cerradura atascada? La mejor y más eficaz manera de solucionar este problema es que un cerrajero revise todo su sistema. Incluso pueden abrir su puerta por usted.

Sin embargo, dado que ya ha dado el paso de llamar a los cerrajeros, probablemente sea más conveniente para usted dejar que ellos hagan su trabajo por usted.

Esto no sólo le ahorrará la molestia de tener que lidiar con la apertura y el cierre de su puerta manualmente, sino que también le permitirá volver a lo que estaba haciendo antes de que llegaran los cerrajeros.

Antes de dejar que un cerrajero abra su puerta, primero debe asegurarse de que tiene todo el equipo necesario. Revisa sus herramientas para asegurarte de que tiene las herramientas adecuadas para el trabajo.

Recuerda que estas cerraduras son altamente especializadas por lo que cualquier cerrajero que pueda abrirlas con éxito debe tener las herramientas adecuadas. Algunas de las herramientas básicas que necesita un cerrajero son:

Pernos muertos

Estas son las herramientas básicas relacionadas con las cerraduras de llaves que todo cerrajero necesita. Un cerrojo protege su casa de cualquier entrada no deseada.

Existen varios tipos y tamaños. Busque los que sean adecuados para su tipo de puerta.

Cerraduras de ganzúa

La mayoría de los ladrones utilizan cerraduras de ganzúa que pueden ser muy difíciles de romper. Las cerraduras de ganzúa son utilizadas a menudo por los delincuentes para acceder a las viviendas.

La mayoría de los cerrajeros tienen las habilidades para poder dominar la ganzúa y abrir las puertas.

Llaves y cajas fuertes

Las llaves y cajas fuertes suelen ser necesarias cuando se necesita guardar algo dentro de la casa. Garantizan que sólo usted pueda entrar en una determinada habitación o zona.

Elegir el tipo de cerraduras adecuado es muy importante si se quiere abrir una puerta de forma segura. Los cerrajeros pueden abrir una variedad de cerraduras, incluyendo cerraduras de cadena, cerraduras con llave interna y cerraduras de giro de pulgar.

La llave no gira en el bombín de la cerradura

Cuando queremos abrir una puerta o una cerradura, pensamos que ya casi lo hemos conseguido y, de repente, ¡pum! Nos encontramos con un callejón sin salida.

La llave no gira y la puerta o la cerradura no se abren. Esto puede ser muy frustrante. Has trabajado duro todo el día para llegar a tu destino, sólo para que la «cerradura» se atasque.

Hay algunas cosas que pueden causar esto. A veces la cerradura se atasca porque no se ha introducido la llave correcta. A veces el cerrajero pone la llave equivocada, cuando debería poner la correcta.

A veces el cerrajero pone demasiado aceite en la cerradura, lo que dificulta su apertura. Si su cerradura atascada sólo ocurre de vez en cuando, entonces tal vez pueda arreglarla usted mismo.

Para entrar en una cerradura atascada con una llave rota dentro, tienes que saber cómo entrar con una llave rota dentro. En primer lugar, utiliza el truco de la lubricación.

Si la cerradura sigue sin abrirse, aplica un poco de lubricante de silicona en la ranura de la llave para que sea mucho más fácil deslizarla.

Esto también ayuda cuando ya has conseguido acceder al cilindro del cerrajero. Los cerrajeros tienen herramientas para cilindros que tienen un pasador central y una leva en el exterior del cilindro.

Cuando se gira la llave, la leva en el exterior del cilindro apunta a la muesca correcta en el cilindro. Cuando usted empuja la llave gira, la leva apunta a la ranura correcta en el cilindro.

Aquí es donde puedes insertar la nueva llave para entrar en el interior. Ten cuidado porque si fuerzas demasiado el atasco puede impedirte mover el cilindro hasta abajo o podrías romper la leva en el exterior del cilindro.

Hay varias formas de intentar arreglar una cerradura atascada con la llave rota. Una opción es sacar la llave y entregársela a la persona que la tiene y pedirle que la gire ella misma.

No debe intentar forzar la cerradura de la puerta para abrirla porque podría romper la leva o el cilindro. La otra opción es utilizar el duplicador de llaves. Esto funciona haciendo que una llave gire la otra en el interior de la cerradura de la puerta.

Para que este tipo de cerradura siga funcionando debes limpiarla regularmente con un lubricante y un paño no abrasivo. Además, debe utilizar un lubricante al girar la llave también.

Si no tiene un lubricante, puede utilizar vaselina y jabón para lavar platos para lubricar el mecanismo de giro de la llave en el interior de la cerradura de la puerta para asegurarse de que la llave no se atasca y bloquea la puerta.

Para evitar tener que utilizar el lubricante, también debe asegurarse de que la llave que se utilice no esté desafilada, ya que si lo está se atascará en lugar de poder enrollarse en la ranura.

La llave no entra en la cerradura

Hay cientos de razones para que una puerta se bloquee, incluyendo condiciones climáticas extremas, pernos sueltos, óxido y llaves mal aseguradas que simplemente se rompen y se atascan en la cerradura.

Pero, afortunadamente, la mayoría de las puertas cerradas básicas pueden repararse con bastante facilidad, tanto si está dispuesto a dedicar el tiempo necesario para arreglarlas como si es paciente.

la llave no entra en la cerradura atascada

Si está pensando en sustituir su cerradura actual por una de las muchas cerraduras nuevas que hay en el mercado hoy en día, hay algunas cosas que debe tener en cuenta antes de empezar el proyecto.

Este artículo le proporcionará información sobre cómo elegir un cerrojo y una llave, cómo asegurar la cerradura y cómo taladrar correctamente la puerta.

Después de leer este artículo, debería saber cómo instalar un nuevo cerrojo y llave en la puerta.

La razón más común de que una cerradura se atasque es un cerrojo que no se instaló correctamente al instalar el cerrojo. Si el cerrojo no es lo suficientemente seguro para evitar que se abra fácilmente, la cerradura no cerrará bien.

En algunos casos, la única opción es sustituir el cerrojo, pero también debe comprobar las demás partes de la cerradura y hacer lo correcto. A continuación, le presentamos algunas opciones para arreglar una cerradura atascada:

Si tienes un cerrojo que está seriamente dañado, lo primero que debes hacer es llevarlo a un cerrajero profesional. Un cerrajero debería ser capaz de ayudarle a determinar si su cerradura está dañada sin posibilidad de reparación, o si sólo se trata de una llave defectuosa que le dificulta abrir la puerta.

Puede obtener una nueva cerradura o comenzar con el proceso de reemplazar la llave por una nueva. Algunos ejemplos de daños que no se pueden reparar son las llaves desgastadas o muy agrietadas, los tornillos pelados o dañados o las vueltas de llave rotas.

La propia cerradura también puede estar dañada por un uso inadecuado, como utilizarla de una forma que no encaja o mantenerla en una situación en la que es probable que reciba golpes o choques.

Si tiene que sustituir la llave o el cerrojo, puede empezar por desmontar el cerrojo y comprobar el propio mecanismo. Una cerradura atascada puede estar causada por muelles débiles o rotos que transmiten la fuerza a través del mecanismo.

Los muelles, si no son lo suficientemente fuertes como para evitar que el mecanismo se atasque, pueden liberarse fácilmente, haciendo que la cerradura quede inutilizada.

Debe asegurarse de que los muelles son lo suficientemente fuertes como para evitar que el mecanismo funcione como debería, o de lo contrario se arriesga a tener una cerradura atascada que no puede abrirse fácilmente.

A veces, el problema radica en el propio mecanismo: si utiliza una fuerza excesiva para cerrar la puerta, puede hacer que la cerradura se atasque.

Cuando esto ocurre, tiene que encontrar otra forma de cerrar la puerta sin usar una fuerza excesiva. En este caso, hay que inspeccionar todos los demás mecanismos de la cerradura y sustituir los que parezcan funcionar mal.

Para evitar que la cerradura se atasque, asegúrate de tener la llave y la combinación a mano. También es aconsejable revisar la cerradura con regularidad. Si hay algún signo de desgaste o daño, sustituirla será una tarea fácil.

Pero en caso de que ya tenga una cerradura dañada, aún puede sustituirla por una nueva. Todo lo que tiene que hacer es encontrar un cerrajero de confianza en su zona y hacer que le instale la nueva.

La cerradura de mi puerta va muy dura

Esta afirmación del propietario de una casa nueva puede sonar extraña y quizá incluso una exageración. Pero en realidad es un problema muy común y que aqueja a muchos propietarios.

De hecho, casi la mitad de los propietarios de viviendas encuestados afirman tener este problema.

Una de las razones por las que la cerradura puede estar demasiado dura es porque el nivel de tensión de los tapones de rosca se ha ajustado incorrectamente.

El nivel de tensión adecuado determina el apriete o la holgura de la cerradura. Si hay holgura en la tensión, la cerradura no será tan eficaz para impedir el acceso no deseado a su propiedad.

Por otro lado, si los tornillos están demasiado apretados, la puerta será tan difícil de abrir que será más bien intentar abrirla a la fuerza que tirar de ella.

Una buena forma de solucionar el problema es lubricar la cerradura. Le ayudará encontrar un lubricante en spray destinado a las puertas. Este tipo de lubricante puede hacer que la cerradura se sienta un poco más suelta de lo habitual.

De hecho, se recomienda la lubricación cuando se instala la puerta por primera vez, ya que el proceso suele hacer que la cerradura esté un poco más apretada de lo habitual.

Es importante lubricar la cerradura una vez que haya terminado de instalarla. De este modo, la cerradura durará más tiempo y se evitará que el problema se repita.

Además de hacer que la cerradura dure más tiempo, la lubricación también evita que el problema se extienda al resto de las partes de la puerta aparte de la cerradura.

Cuando note que la cerradura se vuelve más rígida después de algún tiempo, probablemente sea el momento de sustituirla.

Por otro lado, no debe aplicar demasiado lubricante a la cerradura una vez que la haya retirado. El exceso de lubricante hará que la cerradura sea más difícil de abrir.

Si la puerta está bien lubricada, lo más probable es que sea muy fácil de abrir y cerrar. Sin embargo, también es mejor evitar que el aceite y la grasa se extiendan al resto de las partes de la puerta, aparte de la cerradura.

Si nota que la cerradura de su puerta está demasiado rígida ahora, también es un buen momento para aplicar más lubricante en la zona.

De hecho, hacer esto con regularidad puede evitar que la cerradura se vuelva más rígida a pesar del uso regular de la misma. Este es el método más seguro para garantizar que la cerradura de mi puerta esté demasiado rígida.

Aparte de eso, también debe considerar otros problemas menores que están afectando a la puerta aparte de la propia cerradura.

No puedo sacar el bombín de la cerradura

Una de las cosas que todo cerrajero espera hacer regularmente es poder sacar el cilindro de la cerradura. Muchas personas dejan su cerradura en su lugar cuando van a cambiar las llaves.

Esto deja el cilindro de la cerradura en la posición de bloqueo y si tiene una llave en ella o está a punto de girarla, es posible que no pueda sacarla. En este punto, se hace necesario conseguir extraer el cilindro de la cerradura.

Hay varias maneras de que un cerrajero pueda hacer esto, y también hay varios tipos diferentes de herramientas que podrían utilizar para hacer el trabajo.

Lo primero que debe hacer es evaluar los daños de su cerradura. En primer lugar, debe asegurarse de que no es posible acceder al cilindro sin desbloquearlo, o al menos permitir que otra persona entre antes que usted.

Si parece estar físicamente intacta, entonces debe comprobar si puede levantarla con un gato y volver a colocarla en su sitio.

Si necesita entrar en la cerradura con una palanca o algún otro tipo de objeto pesado, puede intentar llamar a un cerrajero de emergencia, ya que normalmente pueden entrar y ayudarle con lo que sea que necesite entrar.

Si la cerradura en sí no puede ser forzada o abierta sin usar herramientas o una caja de herramientas sin llave, entonces puede ser más complejo de lo que piensas.

Deberías considerar llamar a un cerrajero profesional para que le eche un vistazo. Es posible que puedan averiguar cómo anular el mecanismo de cierre por su cuenta, o que sepan lo que hay que hacer para anular la cerradura y abrirla por usted.

Siempre es mejor asegurarse de que tiene un buen cerrajero de su lado en todo momento, incluso si eso significa ponerse en contacto con ellos mientras está encerrado fuera de su propia casa.

A veces, un cilindro que está dañado no podrá ser reparado por un cerrajero. Tendrá que ser reemplazado, lo que aumentará el costo de reemplazar la cerradura y el costo de pagar el servicio del nuevo cerrajero.

Si su cerradura está completamente rota, primero tendrá que decidir si prefiere reparar el cilindro usted mismo o no. Si opta por repararlo usted mismo, entonces deberá llevar una lista de las piezas que necesita para conseguir repuestos, y deberá comprar estas piezas en la ferretería local donde compró la cerradura.

Puede parecer que está gastando dinero en una cerradura nueva, pero si está en una situación en la que no tiene otra opción, entonces no tiene otra opción.

Si es capaz de entrar en la cerradura y desbloquearla usted mismo, entonces debería tomar nota del tipo de cerraduras que utilizó para poder entrar en la casa.

Los sistemas de entrada sin llave suelen requerir que introduzcas un código en la consola para poder acceder. Si no recuerda el código, debe anotarlo o pedir a alguien que se lo escriba.

Una vez que sepa qué códigos son necesarios, puede llamar a un servicio de cerrajería y pedirle que vaya a su casa para restablecer los códigos.

Es posible que el cerrajero necesite más de una visita para restablecerlos, por lo que es mejor dar este paso tan pronto como pueda.

Si descubre que no puede sacar el cilindro de la cerradura por sí mismo, entonces es probable que tenga que llevar la cerradura a un cerrajero profesional.

Si decide hacerlo usted mismo, debe tomar algunas precauciones. Sólo debe llevar una cerradura a un cerrajero profesional si tiene las herramientas y la formación adecuadas.

Si intentas utilizar la herramienta equivocada o incluso te tomas el tiempo de dejar el trabajo desatendido, entonces podrías terminar dañando la cerradura en lugar de desbloquearla.

Cerradura puerta blindada atascada

Una cerradura de puerta atascada o blindada es algo que podría ser potencialmente muy peligroso para cualquiera que intente abrirla.

No es que sea fácil romper una cerradura con un martillo y lo han hecho algunas personas en el pasado. Es posible dañar ligeramente la cerradura de la puerta, pero no lo suficiente como para abrirla por completo.

Hay una serie de cerraduras que se utilizan en el hogar y en el lugar de trabajo que pueden romperse fácilmente si no se tienen las habilidades correctas y no se está capacitado en esta área en particular.

Lo primero que debe hacer si descubre que su cerradura se ha atascado es comprobar el tipo de cerradura de la puerta que es y averiguar cuál es.

A continuación, tendrá que conseguir las herramientas pertinentes para poder reparar la cerradura de la puerta. Si se trata de un cerrojo de seguridad, se trata de una cerradura de seguridad, mientras que si se trata de un candado, es probable que tenga un pasador que facilite su apertura, pero no será suficiente para atascar la puerta.

Para abrir una cerradura sin llave o una cerradura con pasador, tendrá que utilizar una llave especial que se adapte a esa cerradura en particular, o si tiene un cerrojo, simplemente tendrá que desenroscarlo y llegar a la llave.

Si la cerradura de su puerta se ha atascado, tendrá que girar la cerradura en sentido inverso para volver a abrirla. La razón por la que querrá girar la cerradura en sentido inverso es porque si lo hace, la cerradura se bloqueará en sentido contrario.

Una vez que haya hecho esto, es fácil conseguir las herramientas correctas y tener un pequeño destornillador para ayudarle. Es posible que tenga que utilizar una llave de carraca para arreglar la cerradura de la puerta atascada si está atascada en una posición.

Antes de intentar retirar la cerradura atascada, asegúrese de que la puerta está cerrada y de que los animales domésticos están asegurados.

Tome nota de dónde está atascado el pasador, ya que no quiere que se atasque de nuevo y que la cerradura se atasque. Una vez que hayas asegurado la propiedad, puedes coger las herramientas necesarias para quitar la cerradura atascada.

Asegúrate de que primero aseguras la puerta y las mascotas antes de llegar a la cerradura. Además, fíjese bien en cómo está fijada la cerradura a la puerta, no vaya a ser que tenga que desmontar la madera para poder llegar al pasador y quitar la cerradura.

Una cosa que nunca debe hacer es empezar a taladrar directamente en la cerradura atascada para intentar liberarla, esto puede ser extremadamente peligroso ya que el taladro puede perforar el metal dentro de la cerradura y causar más daños.

También hay que tener en cuenta que taladrar el metal puede provocar una fuga y esta será una razón más por la que necesitará los servicios de un profesional.

Siempre es aconsejable utilizar los métodos probados y comprobados, ya que estos garantizarán que no se dañe la cerradura de forma permanente.

Otro problema común con las cerraduras más antiguas es que los pasadores pueden haber empezado a perder su forma o haberse desprendido.

Como resultado, el pasador se atascará en la cerradura e impedirá que se abra o se cierre. Puede tener la tentación de levantar la cerradura y empujarla hacia dentro, pero no es una buena idea.

Si lo hace, es probable que cause aún más daños, ya que el siguiente paso será intentar retirar el pasador, lo que puede ser bastante difícil, ya que la cerradura de la puerta atascada puede ser muy gruesa.

Si trata de forzar el pasador para sacarlo, corre el riesgo de que se salga y deje agujeros en la puerta que pueden ser muy grandes y son la razón principal por la que la gente tiene que reemplazar sus cerraduras.

La cerradura no gira la segunda vuelta

Como ocurre con muchas cosas en la vida, la verdadera respuesta está en muchos aspectos, y no en una sola solución fácil.

Cuando la puerta de su casa o de su coche comienza a abrirse, debería poder levantar inmediatamente el pomo para cerrarla.

Sin embargo, si la puerta no gira por segunda vez, es posible que tenga que volver a cerrarla. Si la puerta gira por segunda vez, es posible que pueda simplemente empujar la cerradura ligeramente más allá del pestillo y en la posición de desbloqueo.

En cualquier caso, ambas puertas deberían abrirse sin problemas.

Para comprobar si las cerraduras de las puertas funcionan correctamente, primero debe mirar los intermitentes para ver si están en las posiciones correctas.

Si las señales están apagadas, significa que las puertas funcionan correctamente. Si las señales están encendidas, también significa que algo está mal en el cerrojo.

A menudo, el pestillo está ligeramente desalineado, pero con una rápida inspección visual, normalmente se puede saber lo que está mal.

En muchos casos, el problema es un simple ajuste. Es posible que sólo tenga que ajustar la altura de la puerta para que se cierre correctamente.

A veces, la señal de giro estará correctamente alineada, pero la cerradura real puede estar un poco desviada. Esto se puede arreglar fácilmente aflojando los tornillos y moviendo la cerradura hacia la posición de cierre.

Si la cerradura sigue sin girar la segunda vez, es evidente que algo va mal.

Si el problema es más grave, como que la cerradura no gira la segunda vuelta cuando intentas entrar en el garaje, entonces puede que tengas que llamar a un cerrajero profesional.

Sin embargo, esto no suele ser un problema. La mayoría de los cierres modernos de las puertas de garaje están equipados con mecanismos de cierre electrónicos que garantizan que sólo las personas puedan abrir la puerta.

Siempre que la cerradura se gire en la dirección correcta y las señales de giro estén alineadas, no debería haber problemas.

Sin embargo, en ocasiones el problema puede ser más complejo. Por ejemplo, si la puerta del garaje está conectada a un sistema de seguridad de la casa o a una alarma, entonces la cerradura podría estar gravemente averiada. El problema está relacionado con el cableado eléctrico de la propia puerta.

Una cerradura mal instalada podría estar provocando que la electricidad fluya en la dirección equivocada y, por tanto, que se dispare la alarma o se active la sirena.

Un profesional de la reparación podría arreglar este tipo de problema para usted, y tampoco es demasiado difícil de hacer.

Otro problema que impide que la cerradura gire por segunda vez está relacionado con el tiempo de cierre del pestillo. A veces, el motor eléctrico que está cerca del carril entra en acción antes de que la puerta haya dejado de cerrarse por completo, lo que hace que la cerradura se abra.

Para corregir este problema, basta con alejar el motor de la puerta. También es posible sustituir las propias piezas desgastadas, lo que hará que la cerradura vuelva a funcionar. Debería poder encontrar estas piezas en su tienda local de artículos para el hogar.

Si la cerradura sigue sin girar la segunda vez, es posible que tenga que llevarla a un cerrajero profesional. Estos profesionales suelen poder agujerear la cerradura, si es necesario, o sustituirla por completo.

Sin embargo, no siempre es una buena idea hacer esto a menos que sepas trabajar correctamente con las herramientas.

Lo último que quieres es tener que lidiar con un amigo o familiar herido porque has cometido el error de trabajar con la herramienta equivocada.

Abrir cerradura oxidada

Una de las reparaciones más antiestéticas y difíciles de hacer es abrir la cerradura oxidada y la llave. La razón por la que esto puede ser tan difícil es porque si usted ha estado acostumbrado a ver una vieja cerradura oxidada en uso, realmente no reconocerá lo desgastada que está hasta que realmente abra la puerta.

Otra cosa es que, a medida que la cerradura se desgasta, se vuelve más difícil de desatornillar.

Por lo tanto, es importante tratar de prevenir cualquier corrosión adicional manteniendo la cerradura tan libre de óxido como sea posible.

Una forma de conseguirlo es engrasar periódicamente la cerradura, lo que ayudará a recuperar su elasticidad y facilitará su apertura y cierre.

El problema más común asociado a este tipo de cerraduras es el extravío de las llaves. Si ha perdido una de las llaves que le permitían entrar en la casa, debe sustituirla inmediatamente.

En cuanto la haya sustituido, deberá introducirla en la cerradura y echarle un vistazo; si ve que está oxidada, sabrá que no puede hacer nada para abrirla.

Podrías intentar introducir las llaves con un martillo, pero lo más probable es que no se muevan mucho. Por eso es mejor prevenir que curar.

También es vital que, si tiene la intención de abrir la cerradura, utilice la herramienta correcta para el trabajo. Algunas personas utilizan el tipo de herramienta incorrecto cuando intentan aflojar una cerradura; un destornillador no siempre es la opción correcta y puede dañar la cerradura e incluso doblarla de tal manera que ya no pueda abrirse.

Es mejor utilizar un alicate de acero con cabeza plana que un hierro (el hierro es demasiado afilado).

Un alicate de acero con una punta pequeña es la mejor opción para usar en un lugar estrecho y tratar de mantener el alicate lo más cerca posible del hierro.

Tenga en cuenta que si el alicate es demasiado largo, puede rayar la pintura de la cerradura y arruinar el trabajo de pintura; por lo tanto, ser demasiado largo puede causar problemas.

Si el problema parece estar en el interior de la cerradura, entonces es el momento de llegar al meollo de la cuestión; la lubricación.

Lo primero que debe buscar es una ligera sustancia aceitosa en la llave y en el área circundante; esto es humedad. Si el área circundante no parece tener humedad, entonces sus problemas son que la cerradura no está bien lubricada.

Lubricar la cerradura puede parecer una tarea que requiere mucho tiempo, pero normalmente son sólo unos minutos de trabajo. P

ara aplicar el lubricante, necesitará un poco de TSP (fosfato trisódico), un poco de aceite de silicona de grado medio o comercial (como los que se utilizan para el líquido de frenos) y unas seis u ocho llaves, dependiendo del tamaño de la cerradura.

Asegúrate de llevar guantes y un mono viejo con protección de acero u otro tipo de protección en las manos y los pies. Asegúrate de que abres y cierras la puerta varias veces antes y durante el proceso y de que las llaves se mantienen fuera de peligro.

Una vez que hayas lubricado la cerradura lo suficiente como para superarla, deberías poder abrirla fácilmente sin tener que manipularla.

La próxima vez que esto ocurra, en lugar de intentar abrirla con la palanca, deberías intentar volver a cerrarla. Puede hacerlo usted mismo, desmontando la cerradura y limpiando cuidadosamente todas las zonas que no estén lubricadas.

Asegúrese de limpiar la grasa y el lubricante antes de volver a montar la cerradura. Esto puede significar gastar un poco más de dinero, pero a la larga, protegerá a su familia y sus valiosas posesiones de arruinarse.

Deja un comentario