Consejos para Elegir unas Zapatillas de Seguridad Funcional

Las zapatillas de seguridad y en general el calzado de protección laboral se han convertido en un equipo importante de ropa de trabajo para proteger nuestros pies y reducir los riesgos de lesiones y accidentes laborales en el trabajador, en entornos o sectores, donde la caída de objetos pesados sobre los mismos es probable, y que han de cumplir una normativa de resistencia.

La legislación laboral dice que las EPIs (equipos de protección individual) han de ser suministradas por la empresa donde trabajamos en el caso de estar haciéndolo por cuenta ajena, pero en la práctica muchos vivimos que con la excusa de la crisis el gasto en riesgos laborales es más bien escaso.

Y en el caso de que la empresa sí que suministre este calzado de seguridad nos encontramos con el problema de que compran el mismo modelo para todos los trabajadores sin tener en cuenta las diferencias fisiológicas, no son iguales los pies de los hombres que el de las mujeres, y no me refiero sólo a la talla, y tampoco se tienen en cuenta los diferentes puestos de trabajo que desempeñan o incluso personas que padecen patologías en los pies.

Otro factor que no se tiene cuenta a la hora de elegir unas zapatillas de seguridad funcional es la ergonomía y el confort del calzado de seguridad laboral centrándose sólo en el nivel de resistencia, y en los requisitos de protección.

Así que es habitual encontrarnos con calzado de seguridad laboral que son pesados, que no transpiran y nos hace que nos sude mucho el pie, que son poco flexibles y nos provoca dolor en el empeine, que están fabricados con materiales duros que nos producen rozaduras y heridas.

Permíteme ayudarte con la información que te aporto a continuación, que te permitirá elegir unas zapatillas de seguridad que te protejan eficientemente. según la normativa de tu sector de trabajo, y que sean cómodas y ligeras, que es realmente lo que estás buscando ¿verdad?.

Si estás leyendo este post es porque estás buscando escoger un par de zapatillas de seguridad cómodas y ligeras que te permitan realizar tu trabajo con la mayor seguridad pero que al tiempo no te produzcan incomodidad y que sean livianas.

Definir los riesgos laborales a los que estás expuesto

El primer paso para elegir unas zapatillas de seguridad correctamente que cumplan con la normativa es conocer los riesgos laborales asociados al trabajo que desempeñas.

Ya que no es lo mismo una persona que trabaja en la construcción, que una cajera de supermercado, o una reponedora que entra a la cámara del congelado con temperaturas bajo cero y que puede encontrarse con líquidos derramados con riesgo de resbalones.

La forma correcta para estar al día de la normativa es consultar los mismos en la página oficial del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el trabajo insst.es donde utilizando su buscador podremos encontrar la normativa al sector y al puesto de trabajo que desempeñamos.

De ahí seremos capaz de sacar la relación de los riesgos laborales a los que estamos expuestos y las características que hemos de buscar a la hora de comprar las zapatillas de seguridad que se ajusten a la normativa.

Algunos de los riesgos más habituales:

  • Aplastamiento de los dedos del pie por caída de objetos
  • Impactos por proyección de objetos o materiales a alta velocidad
  • Riesgos térmicos por estar en ambientes de baja temperatura o alta temperatura
  • Peligros químicos por derrame de productos corrosivos
  • Pinchazos o heridas de objetos punzantes que atraviesen la suela del calzado
  • Riesgos eléctricos
  • Peligro de resbalones o zona donde se requiere una mayor adherencia de la suela
  • Etc.

Una vez que tenemos los riesgos asociados a nuestro puesto de trabajo tenemos que conocer las abreviaturas o nomenclatura que encontraremos en las zapatillas de seguridad que nos indicarán el grado de protección que ofrecen.

A continuación puedes ver dos cuadros donde se detallan estas abreviaturas con carácter general.

abreviaturas elegir zapatillas de seguridad

Y seguidamente veremos el marcado más específico en el que nos tenemos que fijar a la hora de elegir unas zapatillas de seguridad funcional que encontraremos en la descripción del producto si decidimos comprarlas en una tienda online, o el marcado que deberá estar en la etiqueta del producto si la compramos en una tienda física.

nomenclatura elegir zapatillas de seguridad

Como vemos, en esta nomenclatura del calzo de trabajo de seguridad, protección o trabajo ya se especifican de manera más clara los riesgos para los que están certificados y que nos permitirán están por un lado cumpliendo con la normativa de los equipos de protección individual para nuestro trabajo específico, además de minimizar los riesgos a los que estamos expuestos.

Consejos generales para elegir unas zapatillas de seguridad funcional

mejores zapatillas de seguridad

Una vez hemos tenido en cuenta la normativa que se nos aplica y filtrado el amplio catálogo de productos de calzado de protección laboral que podemos encontrar en el mercado al que se ajusta al trabajo que desempeñamos vamos a ver algunos consejos generales de elección para después continuar por trabajos más específicos.

Horma de la zapatilla de seguridad y sistema de cierre

El sistema de cierre habitual en este tipo de zapatos de trabajo suele ser de cordoneras en vez de velcro ya que ante un esfuerzo o al forzar la postura, el velcro, se desprende más fácilmente que las cordoneras por que las cordoneras nos permitirán una mejor sujeción.

A la hora de atarnos las cordoneras hemos de hacerlo de manera que el pie quede bien sujeto lo que evitará que se nos abra el pié y esguinces en los tobillos.

Pero aunque la sujeción sea firme nunca debe ser tal que nos oprima el piel porque durante la jornada de trabajo los pies tienden a hincharse y cambiar de volumen.

Por lo que si tenemos demasiado apretadas las zapatillas de trabajo de protección laboral nos pueden generar molestias por el cambio de volumen de los mismos.

Siendo recomendable, cuando llevamos unas cuántas horas en nuestro puesto de trabajo volver a ajustarnos el apriete que generan las cordoneras.

Es recomendable que la puntera sea redondeada para que los dedos se puedan alojar cómodamente sin que se sobremonten unos sobre otros (como ocurre con los zapatos de tacón de mujer para que quede claro).

Flexibilidad

Es importante que sean flexibles y que no entorpezcan el movimiento del piel.

En el caso de que tenga puntera de acero se ha comprobar que esta no sea tan larga que entorpezca o nos presiones el empeine al flexionar el pie.

Aquí es donde entra la diferencia de los pies de cada persona, donde algunos tienen dedos más largos que otros y por lo tanto una modelo standard para todo el equipo de trabajo no es realmente lo adecuado.

Suela que proporcione suficiente agarre

Para evitar resbalones es fundamental que la suela proporcione suficiente agarre, por lo que es importante considerar el tipo de pavimentos sobre los que caminamos.

Los pavimentos de cemento tienen buen agarre pero otros como los porcelánicos brillo lo tienen peores.

También hemos de considerar si es habitual encontrar líquidos derramados, grasa, aceite que nos haga necesitar una suela todavía más antideslizante que una normal.

Protección térmica y traspiración

Cuando trabajamos en puestos que requieren desplazamientos de un lugar a otros los pies aumentan de temperatura por la mayor circulación de la sangre y los esfuerzos musculares.

Es importante que los materiales de fabricante de los mismos sean traspirables para reducir al máximo la sudoración de los mismos.

Ya que al sudar la piel se reblandece y que se hace más sensible a las rozaduras y que se produzcan heridas,además de la posibilidad de aparición de hongos, incluso a que el pie se nos desplace dentro de la zapatilla produciendo lesiones.

Incluso sería recomendable tener un par de zapatillas de seguridad para los meses de frío y los meses de calor que nos ofrezcan una buena protección térmica según las necesidades.

Minimizando el riesgo de lesiones y la gravedad de las mismas

La mayor parte de las personas no presta mucha atención a la protección de sus pies.

Si eres uno de ellos , debes mudar tu forma de razonar, porque paseas, caminas, corres, van de un lado para otro en tu quehacer diario, empleando tus pies.

No hay ningún sustituto para tu par de pies.

Comúnmente , la gente solo se dan cuenta de que tienen que proteger bien sus pies tras una lesión.

Además de esto , otros suponen que las zapatillas de protección laboral so pesadas e incómodas, por lo cual eligen emplear otro género de zapato que no proporciona mucha protección.

Los desarrolladores de zapatos de seguridad han dejado atrás los viejos tiempos de las feas y pesadas botas de seguridad del pasado, y en este momento elaboran zapatos de materiales que son casi tan rápidos como una zapatilla de tenis, cómodos y ultraligeros.

No obstante , con independencia de el aspecto y el peso, lo principal es la protección de sus pies para evitar lesiones o minimizar su gravedad, pero sin olvidar la ergonomía y el confort, porque si no estamos cómodos no podemos desarrollar nuestros trabajados adecuadamente.

Existen muchos géneros de lesiones que suceden con bastante continuidad en las industrias.

Para evadir estas lesiones, los trabajadores requieren utilizar modelos que están diseñados para el ámbito en el que trabajan.

Solo con la utilización de un zapato de protección correcto tienen la posibilidad de los trabajadores llevar a cabo su trabajo sin bastante peligro de lesiones en los pies.

Los calzados de seguridad homologados son increíblemente destacables para impedir o bien achicar la intensidad de las lesiones que logren acontecer en el sitio de trabajo.

Si bien es imposible estar completamente libre de lesiones con la utilización de un adecuado zapato de trabajo, indudablemente reducirá las opciones de lesiones graves y evitará daños permanentes en los pies.

Actualmente hay una extensa variedad de zapatillas de trabajo, que le dará protección a sus pies en el trabajo.

Antes de seleccionar las mejores zapatillas de protección laboral es importante identificar las amenazas potenciales que están presentes en su sitio de trabajo como comentábamos en el primer punto del artículo.

Tras eso todo lo que es necesario para ti llevar a cabo es elegir de la diversa gama utilizable en el mercado.

Limpieza de las zapatillas de seguridad

Para mantener en perfecto estado y que nos proporcionen las máximas prestaciones e importante la limpieza de las botas de trabajo o calzado de seguridad en general.

La suciedad, el barro o la nieve se encajan en la suela, sobre todo si son muy estriadas, haciendo que pierdan tracción aumentando el riesgo de resbalones.

Además de la suela es importante limpiar la parte superior ya que por ejemplo si el tejido con el que está fabricada es cuero, éste se endurece y se vuelve más rasposo con la humedad , al igual que ocurre con el barro que seca la piel natural y puede corroerla.

Dependiendo del tipo de tejido de fabricación existen cremas para un buen mantenimiento de las mismas para que tengan la elasticidad y las prestaciones del primer día.

Consiguiendo además alargar la vida útil del calzado de seguridad que hayamos comprado consiguiendo que nos dure más tiempo y por lo tanto gastar menos en el caso de que no trabajemos por cuenta ajena y nos toque a nosotros pagar el precio por comprar estos equipos de protección individual.

Tejido de cuero

El cuero es una piel natural que tiene la tendencia a secarse con el tiempo.

La sequedad, junto con los patrones de desgaste del cuero, hace que se rompa la piel proporcionando menos estabilidad a las botas de seguridad y más riesgo que nos dañe interiormente la piel por rozaduras.

Te recomiendo que una vez por semana le dediques unos diez minutes para aplicarle crema hidratante para el cuidado del cuero que puedes encontrar a precios muy baratos en cualquier tienda de zapatos.

Con unos pocos minutos a la semana para cuidar y mantener la piel de fabricación de tus zapatos de protección harán que sean mucho más cómodas y que te duren mucho más tiempo.

Elegir zapatillas de seguridad para los trabajos de la construcción

Seguramente la mayor parte de las lesiones en los pies suceden en la industria de la construcción donde hay una recurrente amenaza de caída de elementos a distinto nivel.

Estos elementos que caen desde diferente altura tienen la posibilidad de machacar los pies y los dedos de los pies, ocasionando lesiones graves e inclusive la amputación.

Para esta clase de ámbito de trabajo puedes escoger entre una diversidad de zapatillas de seguridad que tienen protección contra impactos.

Estos zapatos tienen un material que absorbe los impactos y asimismo tienen cuellos de tobillo acolchados para asegurar los lados.

Esta clase de zapato asimismo brinda el soporte plus primordial mientras que se trabaja.

Trabajar en entornos escurridizos podría ser en esguinces y fracturas de huesos ocasionadas por caídas.

Para ello precisas hallar un óptimo par que vengan con suelas de goma antiestáticas.

Estos zapatos hacen más fácil el caminar por pisos que están ahogados con cualquier clase de líquido resbaladizo.

¿Qué tener en cuenta de cara a elegir zapatillas de seguridad cómodas?

La comodidad y la protección solo se tienen la posibilidad de poder tenerlos si adquirimos zapatillas de seguridad que encajen adecuadamente con los pies, es decir, seleccionar la talla correcta, nada de comprar una talla más para tener el pie más holgado.

Lo correcto es elegir la talla que calzamos y si porque muchas veces por el fabricante es un poco más grande entonces o bien utilizar unas plantillas de espuma o de gel más elevadas y unos calcetines de trabajo más gruesos.

Esta condición se aplica de todos modos a todos y cada uno de los equipos de protección personal.

Los trabajadores tienen que dimensionar atentamente y dedicar tiempo plus para seleccionar los más correctos antes de decidirse a comprar.

Para conseguir la máxima satisfacción , los trabajadores tienen que evaluar distintas marcas, estilos y evidentemente las tallas.

Pasar quince minutos de más en la tienda en el momento en que vas a comprar para probártelas y caminar con ellas te ahorrará el tiempo y la agonía de adquirir un producto que usarás muchas horas al día y que te acordarás de ellas como no sean cómodas y ligeras.

A la hora probártelas llevate puestos los calcetines que comunmente usarías para trabajar en el momento en que vayas a la tienda a adquirir las zapatillas de protección laboral.

En el momento en que estés en la tienda, pruébate la zapatilla de cada y pasea un rato haciendo todo el movimiento del pie para comprorbar si son flexibles, si tienen las medidas para longitud de tus dedos.

Tienen que sentirse cómodas desde el primer instante.

En este momento no es el instante de seleccionar sus botas en base al precio, porque sean baratas.

Un óptimo par zapatillas de seguridad, si se cuidan apropiadamente , van a durar considerablemente más tiempo y le van a dar considerablemente más confort que un modelo esté en oferta y que no se ajusten como desea.

A la larga , se ahorrará tiempo y dinero comprando el par de zapatos de trabajo correcto desde el comienzo.

Usar calcetines de trabajo y una buena plantilla

Un buen complemento para la máxima seguridad de nuestras extremidades es el uso de calcetines de trabajo reforzados en el talón y en la puntera que nos proteja del interior del calzado de trabajo.

Desde luego no es nada recomendable el usar calcetines que usas de vestir habitualmente ya que no están pensados para trabajos continuos.

También es importante el comprar unas plantillas que nos protejan de la base de las zapatillas.

Esto nos permitirá tener el piel más acolchado y no descansar en una sueprficie dura, sobre todo si el modelo que hemos comprado tiene suela antiperforación.

Además, existen modelos que tienen carbón activado que permite absorber los olores de los pies para que cuando los dejemos en las taquillas donde nos cambiamos de ropa de trabajo no huelan y produzcan olores desagradables.

Deja un comentario