Impermeabilizar Fachada Ladrillo Visto

Está ampliamente aceptado que la impermeabilización de la mampostería expuesta es un proceso crítico en la construcción de edificios modernos.


Sin esta medida preventiva, los daños causados por el agua y la infiltración en el interior del edificio pueden tener consecuencias devastadoras.
Impermeabilizar Fachada Ladrillo Visto
Sin embargo, sin este mantenimiento preventivo realizado con regularidad, el riesgo de que un edificio acabe derrumbándose aumenta considerablemente.

Como probablemente sepa, la mampostería se compone principalmente de dos tipos de caras: la cara de ladrillo y el muro.

Naturalmente, la cara de ladrillo estará sometida al agua inicialmente, ya que se forma principalmente en el suelo bajo la superficie de la tierra.

A medida que la lluvia o la humedad son absorbidas por la tierra, el agua actúa sobre la superficie de los ladrillos y las lechadas haciendo que el material se hinche y forme una sustancia húmeda y viscosa que se conoce como alquitrán de ladrillo.

Una vez que la hinchazón inicial disminuye, el agua solidificada se seca y endurece. Este alquitrán de ladrillo debe ser eliminado de la superficie de los ladrillos y de las lechadas para que se produzca la impermeabilización.

Como se ha mencionado anteriormente, la mampostería y el lecho de mortero del muro están formados por partículas de arcilla. Estas partículas se mantienen unidas mediante enlaces químicos y, al secarse y endurecerse, se vuelven compresibles.

A medida que los ladrillos y el lecho de mortero se extienden, quedan huecos internos que posteriormente se llenan de agua.

La expansión y la contracción del lecho del muro, combinadas con la expansión y la contracción de los ladrillos y el mortero a medida que se secan, hacen que se ejerza una gran presión interna sobre las membranas de impermeabilización que se colocan debajo de la superficie del muro.

Si el agua no se contiene adecuadamente, puede causar daños importantes en el interior del edificio.

Existen dos métodos principales para impermeabilizar diferentes partes del muro.

En primer lugar, se aplica a la pared una membrana compuesta por un caucho sintético, como el PVC. Esta membrana se aprieta contra los ladrillos y el lecho de mortero y, una vez seca, se retira.

Por otro lado, si se aplica un compuesto impermeabilizante especial biocompatible, se deja secar y endurecer esta membrana y se aplica una lámina superior impermeable al muro.

Una forma muy eficaz de impermeabilizar toda una zona de ladrillos es mediante el uso de pintura resistente al agua. Este tipo de pintura tiene una barrera física que impide que el agua penetre en la superficie.

Además, es resistente al fuego, por lo que puede utilizarse para proteger la mampostería de los daños causados por un incendio.

Para aplicar este tipo de solución a la mampostería de un edificio, se utiliza una botella de spray especial que contiene agua.

Sin embargo, esta forma de solución impermeabilizante sólo puede utilizarse en molduras y zonas de mampostería no inflamables.

En los casos en que la mampostería o el mortero ya están dañados, es necesario aplicar la solución impermeabilizante con una escobilla de goma especializada.

Esta escobilla está diseñada específicamente para combatir los daños en la mampostería y puede utilizarse en varias situaciones.

Por ejemplo, el agua puede filtrarse por debajo de la mampostería cuando los ladrillos están agrietados, pero a menudo es posible reparar estas secciones dañadas utilizando un mortero adecuado.

Los compuestos impermeabilizantes pueden aplicarse tanto a los ladrillos dañados como a los no rotos y al mortero, y funcionan creando un fuerte sello contra el agua.

Sin embargo, el problema de esta forma de impermeabilización es que sólo proporciona protección durante un corto periodo de tiempo.

Al impermeabilizar un tejado, se puede utilizar una membrana especializada hecha de carburo de silicona. Esta solución impermeabilizante puede aplicarse al tejado y dejarse endurecer durante la noche.

Al día siguiente, se utiliza un chorro de alta presión para eliminar el agua que pueda haber quedado atrapada en los ladrillos o el mortero. Si es necesario, se realiza una nueva aplicación de la solución impermeabilizante utilizando otra capa de carburo de silicona.

Esta aplicación final asegurará que toda la humedad que pueda haber quedado dentro del edificio sea eliminada por completo. Sin embargo, esta forma de solución impermeabilizante sólo se puede utilizar en cubiertas que tengan tejados planos, ya que no se pueden aplicar en cubiertas inclinadas.

Hoy en día, hay una serie de soluciones de impermeabilización disponibles para su uso en fachadas de ladrillo y una de las más populares es la impermeabilización al agua.

Este tipo de impermeabilización es una forma sencilla de mantener el agua fuera de la mampostería para que la estructura siga siendo estructuralmente sólida.

A la hora de seleccionar la solución de impermeabilización, es importante asegurarse de elegir un producto diseñado específicamente para su uso en fachadas de ladrillo.

Como se trata de un trabajo especializado, es probable que sólo haya un puñado de empresas en el país que suministren productos diseñados para trabajar en este tipo de edificios.

La impermeabilización de una fachada de ladrillo visto es una de las principales preocupaciones de los propietarios de viviendas en la actualidad.

Los edificios de ladrillo pueden ser bastante endebles en el interior, pero el ladrillo exterior es aún más vulnerable.

El agua puede filtrarse a través del sellador de hormigón y empapar el interior del edificio, haciendo que el ladrillo se hinche y se deforme.

Es importante que impermeabilice su fachada de ladrillo con regularidad para evitar que se produzcan estos daños.

Existen diferentes selladores en el mercado que pueden ayudarle a impermeabilizar sus fachadas de ladrillo. Un tipo de sellador es el que se puede pintar. Este tipo de sellador se puede pintar, lo que facilita su limpieza.

Basta con aplicar la pintura sobre el ladrillo y dejarla secar, y sólo es necesario un ligero lijado para conseguir un acabado perfecto.

Lo bueno de las fachadas pintables es que el acabado no se mancha ni se daña con la lluvia o la nieve. También es resistente a la luz solar y mantiene la temperatura fresca en el interior del edificio durante los calurosos meses de verano.

Un sellador de hormigón es otra opción que se suele utilizar para la impermeabilización de ladrillos. Los selladores de hormigón pueden proteger el ladrillo de los daños causados por el agua, ya que evitan que el hormigón se vaporice.

También pueden proteger el sellador de ladrillos de los daños causados por el clima, porque evitan que el hormigón se agriete bajo tensión.

Un sellador de hormigón a base de borato es otra opción cuando se trata de impermeabilizar ladrillos. Este tipo de selladores son muy eficaces, pero pueden ser abrasivos para los pinceles.

Es mejor utilizar estos selladores en zonas donde hay mucho tráfico de personas, porque son más abrasivos que los pinceles.

Los selladores a base de borato también tienden a ser un poco pegajosos. Es mejor utilizar los selladores a base de borato en zonas de mucho tránsito peatonal, como por ejemplo alrededor de una piscina.

Hay diferentes tipos de productos impermeabilizantes en el mercado. Una opción es un impermeabilizante de goma, que suele aplicarse en el momento en que el ladrillo empieza a hincharse, ya que puede evitar que el agua se filtre en la estructura. Esto evita que el agua pueda entrar en las grietas de los ladrillos.

Otra opción es un impermeabilizante de borato, que se utiliza en lugares donde hay una grieta en la fachada del edificio. Este tipo de sellador ayuda a evitar que los ladrillos absorban un exceso de agua que podría causar daños a la estructura.

Cuando el agua se filtra en la estructura, puede causar problemas con la integridad estructural. También puede contribuir al pandeo, porque el agua quedará atrapada en los espacios entre los ladrillos una vez que se introduzca en las grietas.

El problema adicional causado por la humedad es que puede formarse moho en los espacios.

Es importante señalar que una cierta exposición a la humedad es beneficiosa para el ladrillo. Sin embargo, los efectos negativos se producen cuando se acumula demasiada humedad.

Esto puede provocar grietas y otros problemas estructurales en la estructura. Si los ladrillos expuestos presentan grietas u otros daños visibles, es imprescindible repararlos lo antes posible.

El gasto de la impermeabilización del ladrillo visto varía mucho en función del tamaño de la superficie que quede expuesta y del material que se utilice para hacer la fachada.

Una buena regla general es que un galón de agua por cada pie de ladrillo expuesto es la norma.

Por lo tanto, costaría menos reparar una pequeña fachada dañada que reparar una gran fachada que contiene cientos de litros de agua.

Deja un comentario