¿Suelen dar olor las estufas de leña de fundición reciente colocadas?

Un visitante de nuestro blog de se interesaba por saber si es normal que cuando enciente una recién comprada, es normal que huela o desprenda olor.

Si es olor a pintura, sí que es normal, ya que las están tratadas con una pintura anticalórica con unos elastómeros que adquieren su dureza final tras varios procesos de encendido y apagado.

Habitualmente en el libro de instrucciones que viene con la estufa suele describirse el proceso, las recomendaciones y precauciones que se han de llevar cuando se realizan los primeros encendidos de la estufa, de cara a hacerle un buen rodaje, y que las piezas tengan un proceso de dilatación adecuado y se ajusten, así como que la pintura adquiera su dureza final.

Normalmente, el primer día cuando se enciende una estufa de leña nueva es el peor y donde más olor las estufas de leña dan, de hecho, si la encendemos y nos vamos a hacer otras cosas, cuando entramos a la habitación, veremos como una especie de neblina que nos puede hacer pensar que se está saliendo el humo por algún sitio, siendo este humo provocado por la evaporación de la pintura.

Por eso es recomendable cuando se realizan los primeros encendidos de la estufas de leña, realizarlos con poca leña y con una primera duración de unos dos horas, y paulatinamente, ir aumentando la cantidad de leña y tiempo de encendido, para hacer lo que denominamos el rodaje de la estufa de leña.

Si no tenemos esta precaución y el primer encendido ya le metemos mucha carga, veremos este “vaho” o neblina, que puede ser molesta, por eso es recomendable tener bien aireada la habitación o estancia donde esté colocada la estufa de leña, dejando las ventanas abiertas, para que que se vaya este humo y ese olor a pintura.

Lo normal es que el olor a pintura se vaya tras cuatro o cinco días de encendido, siendo el primero el peor, aunque después de hacerle el rodaje a la estufa de leña, si algún día la sobrecargamos, volveremos a notar cómo vuelve a hacer el olor a pintura.

Nunca hemos de cargar la cámara de combustión al 100% de leña, ya que se genera demasiado calor, dilatando las piezas pudiendo llegar a estropearla, lo recomendable es hacer una carga de uno 60% habitualmente.

Algunos fabricantes, están empezando a sacar pinturas que no huelen, para evitar estos inconvenientes los primeros días que se enciende la estufa de leña, y más si no nos hemos leído el libro de instrucciones, el vendedor de la estufa no nos lo ha comentado, nos podemos llevar un buen susto, y pensar que hemos hecho una mala compra cuando esto no es así.

Si pasan muchos días, y el olor no se va, se ha de comprobar a qué es debido el olor, ya que puede ser que tenga algo de condensación dentro del tubo y que le genere mal olor, siendo un caso más raro que haya salido una mala partida de pintura, aunque todo es posible.

Lo mejor, hablar con el instalador de su estufa de leña, y que le asesore sobre la manera correcta de actuar.

En todo caso, puede leer la entrada Cómo encender una estufa de leña de nuestro blog homónimo

Gracias por leernos

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

PARA ESCRIBIR UNA CONSULTA HAS DE DARLE A UN ME GUSTA (un poco más arriba)

  1. Maria, comentó hace 1 año:

    Hola José Luís. Me acaban de instalar una chimenea de guillotina con una salida de aire caliente al salón y dos por detrás,al pasillo y escalera. Así el aire caliente sube hacia la planta de arriba rápidamente. Ayer la probamos por primera vez y hubo un momento en que se llenó toda la casa de una especie de neblina blanquecina. Hoy teníamos el salón cerrado (de unos 25metros) y también nos ha pasado lo mismo. Aunque estabamos con la puerta cerrada la neblina estaba tambien en la planta de arriba. Mi duda es si es esto normal los primeros días o que quizás pueda deberse a un defecto del fuego cerrado de leña (edilkamin forte) . gracias por tu ayuda

    • Buenos días.
      Por lo que me describe tiene pinta que es la evaporación de la pintura anticalórica con la que está tratada la chimenea y que es normal los primeros días.
      El primer día es el más fuerte, donde hay más neblina y puede molestar el olor y picar los ojos, por eso es recomendable que durante los primeros encendidos airee bien la habitación, y conforme pasen los días, y la pintura adquiera su dureza final tras varios encendidos y apagados, deje de ocurrirle esto.
      El olor es característico como a pintura quemada, y se aprecia sobre todo, cuando se entra de nuevas a la habitación.
      Es raro, estando bien instalado que tenga pérdidas de humo, por lo que en los primeros encendidos es la pintura anticalórica, y después de varios encendidos deja de suceder.
      Sin otro particular, agradeciéndole su participación en el blog, reciba un cordial saludo.