¿Qué Tipo de Leña Utilizar para Aumentar el Rendimiento de la Chimenea?

El tipo de leña a utilizar en nuestra o estufa de leña es un detalle muy importante de cara a sacarle el máximo rendimiento o eficiencia y que muchas personas pasan por alto.

Cuando vamos a utilizar nuestras chimeneas de leña o estufas hemos de tener en cuenta siempre ciertas consideraciones o recomendaciones que hacen los fabricantes de las mismas respecto al tipo de leña a usar.

De cara al combustible a utilizar, tenemos que tener claro que estos aparatos están pensados y testeados para quemar leña, y dentro de las mismas, se deben utilizar única y exclusivamente leñas secas (con más de dos años de secado a cubierto).

Ya que los troncos de leña verde tienen todavía gran cantidad de agua en su interior que al quemarse se convierten en vapor de agua lo que ensucia más los tubos y el cristal pudiendo provocar problemas de condensación.

Además que queman con más dificultad y emiten pocas calorías caloríficas al ambiente lo que se puede traducir en que obtenemos el calor que deseamos o pensamos que deberíamos obtener de nuestro sistema de calefacción a leña.

¿Qué Tipo de Leña Utilizar para Aumentar el Rendimiento de la Chimenea?
¿Qué Tipo de Leña Utilizar para Aumentar el Rendimiento de la Chimenea?

Tipos de leña a usar en chimeneas y estufas

 Dentro de los tipo de leña hay que considerar que los leños deben tener una longitud de 20 a 30 cm aproximadamente, y la carga de leña en el interior del aparato no será superior a los 2/3 del volumen de la cámara de combustión (es decir, no hay que cargar a «tope» el aparato porque queda, si no que hay respetar la carga recomendada que indican los fabricantes de chimeneas).

¿Qué Tipo de Leña Utilizar para Aumentar el Rendimiento de la Chimenea?

 Los pequeños troncos de prensados no resinados deben utilizarse con cautela para evitar sobrecalentamientos perjudiciales para el aparato, puesto que tienen un poder calorífico elevado.

 La leña utilizada como combustible debe tener un contenido de humedad inferior al 20% y se tiene que guardar en un lugar seco.

La leña húmeda tiene aproximadamente el 60% de agua, por lo tanto no es adecuada para quemarse ya que provoca que el encendido resulte más difícil, ya que ésta obliga a utilizar gran parte del calor producido para vaporizar el agua.

Además el contenido húmedo tiene la desventaja de que, al bajar la temperatura, el agua se condensa antes en la estufa y luego en la chimenea, causando una considerable acumulación de hollín con el consecuente posible reisgo de incendiarse.

 Entre otros, no se pueden quemar: carbón (salvo que el fabricante así lo especifique), retazos, restos de corteas y paneles, leña húmeda o tratada con pintura, materiales de plástico.

 Papel y cartón deben utilizarse sólo para el encendido o las típicas pastillas para .

 La combustión de deshechos está prohibida y, además, perjudicará el aparato.

Calidad calorífica en función de los troncos de leña que quemamos

De cara a sacar el máximo rendimiento a una chimenea hemos de tener en cuenta la calidad o el poder calorífico de las maderas que utilizamos para quemar.

Ya que a parte de factores como la instalación y la potencia del mismo aparato en función de sus medidas y sus materiales de fabricación (hierro fundido o chapa), el tipo de madera quemada está directamente relacionada con la cantidad de calor que obtenemos y por lo tanto en el rendimiento y de un aparato de calefacción que quema madera como combustible.

Leña de Encina (óptima)

La mejor leña para quemar en una chimenea según todas las opiniones de los profesiones es la leña de encima.

Los troncos de leña de encima pertenecen al grupo de maderas duras o semi-duras que presenta una gran densidad 1000 kg por m3 y son maderas de gran durabilidad.

Al ser tan duras y estar tan «prietas» cuestan de encender y prácticamente se consumen casi sin llama pero son las que más duran dentro de la chimenea o la estufa y la que ofrece mayor poder calorífico.

Aunque el precio de la leña de encima es la más cara de compra también es cierto que dura más y gastamos menos cantidad que con otros tipos de leña y gracias a su alto poder calorífico es la ideal para combinar con pequeños troncos de leña fina que la enciendan y después arriba estos troncos más gruesos de encima.

Si consideras que no le sacas el máximo rendimiento a tu chimenea o estufa y toda la instalación y el aparato están bien te recomendaría que probases a utilizar este tipo de leña.

En el siguiente enlace puedes comprar una caja con 14 kg. para hacer la prueba y ver si te funciona bien, y ya si es lo que realmente le faltaba a tu hogar de fuego o salamandra para sacarle el máximo rendimiento entonces buscar algún distribuidor de leña a granel de tu zona para que el precio de la leña de encima te salga más barato.

¿Qué Tipo de Leña Utilizar para Aumentar el Rendimiento de la Chimenea?
¿Qué Tipo de Leña Utilizar para Aumentar el Rendimiento de la Chimenea?

Madera de Fresno (Muy buena)

Otro tipo de leña muy recomendada para quemar en estufas y chimeneas y sacarle el máximo rendimiento es la madera de fresno.

De alta resistencia se ha utilizado mucho en construcción y carpintería.

Recién cortada apenas si tiene un 34% de humedad por lo que una vez seca quema realmente bien ofreciendo buenas llamas.

Es fácil de encender, fácil de partir y gracias a su alta resistencia ofrece un alto poder calorífico ideal para conseguir la máxima eficiencia en la combustión.

Troncos de Carrasca (Tipo de leña Muy buena)

Otro de los troncos muy apreciados por su alto poder calorífico y su alta resistencia y durabilidad en el quemado es la leña de carrasca.

La carrasca es de la misma familia que la Encima aunque muy parecidas (mucha gente las confunde) tienen ligeras diferencias, ya que tienen una ligera inferior densidad en sus troncos.

Pero en comparación, y en la zona de Alicante, la leña de carrasca aunque tiene un precio algo más elevado que otros tipos es muy valorada y se nota mucho la diferencia en el rendimiento y eficiencia de una estufa o chimenea cuando se usa leña de carrasca a cuando no.

Resumen de tipo de leña y su calificación en cuanto a poder calorífico.

Abedul ————- Buena

Olmo ————– Buena

Haya ————– Buena

Sauce ————- Apenas suficiente

Abeto ————- Apenas suficiente

Pino silvestre —– Mediocre

Frutales ———– Mediocre

Alamo ————- Pésima

Como véis es de gran importancia el tipo de leña que quemamos en nuestros hogares de fuego o salamandras y dependiendo de la calidad de las mismas así será el calor que consigamos con ellas.

Por eso valora bien el tipo de madera que vas a quemar, si ensucian mucho y se consumen rápido como la madera de pino, o si prefieres calidad que a larga te resultará en ahorro por el consumo de leña será menor.

Síguenos en:

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

PARA ESCRIBIR UNA CONSULTA HAS DE DARLE A UN ME GUSTA (un poco más arriba)

  1. Isabel, comentó hace 4 años:

    me gustarias saber qe diferencia hay entre una estufa de leña y una chimenea ya qe hay una diferencia de precios abismal y saber cualas de las dos da mejor resultado agradeceria contestaciones de antemano muchas gracias por todo

    • Chimeneas Gutierrez, comentó hace 4 años:

      La primera diferencia entre una estufa de leña y una chimenea, es que en una estufa de leña el tubo va visto, mientras que en una chimenea el tubo no va visto, si no que lleva un embellecedor a juego con el resto de la chimenea, o en el caso que sea de obra, va metida dentro de la campana de obra. En cuanto a cuáles dan mejores resultados, las que van vistas tanto estufas de leña como chimeneas metálicas, su resultado es muy parecido, lo que ocurre es que las estufas suelen dar menos kw de potencia (pensadas para estancias más pequeñas), mientras que las chimeneas metálicas al ser más grande y tener más cantidad de hierro, suelen dar más kw de potencia. Las que son de obra, depende sobre todo si se coloca un casette o recuperador de calor de fundición que tiene turbinas y expulsa el calor al ambiente, o una chimenea abierta sin puerta, siendo esta última la que menos calienta.