Derroñar la Vid de Uva de Mesa ¿para qué sirve?

Derroñar la vid de las viñas de uva de es una de las primeras actividades del año o de los trabajos que en el campo lleva el cultivo de la uva de mesa y que se realiza habitualmente en enero cuando el invierno y el frío hace que la la cepa o planta de la vid esté en reposo.

Para los que no conocéis demasiado la planta de la vid explicaros que esta planta se caracteriza por tener un cuerpo leñoso al que se le llama cepa o cep en valenciano del que brotan sarmientos donde a partir de primarivera empiezan a salirle las hojas y los borrones donde sale el fruto que son los racimos de uva de mesa.

Aunque un primer pensamiento podría hacer pensar que contra más sarmientos más cantidad de borrones y por lo tanto más racimos de uva saldrán, pero lo cierto, es que a mayor cantidad de frutos, menos fuerza y grosor de la uva se consigue.

Porque la energía de la planta se ha de dedicar a alimentar muchos borrones y entonces el tamaño o grosor de la uva será menor, de ahí que para conseguir tamaños de fruto más grueso se podan los sarmientos (derroñar) y se dejan unos pocos brotes para que tengan la máxima fuerza.

Para ello necesitamos utilizar las MEJORES TIJERAS DE PODAR para conseguir que el corte sea limpio y no dañar las cepas, tapando después el corte como os explicaré más adelante, para evitar infecciones de la planta y que crezcan con fuerza.

Siendo las más utilizadas las tijeras tipo bypass que tienen cuchillas en forma de media luna en vez de las de yunque que hacen cortes más rectos pero menos limpios.

Derroñar la vid sirve para dirigir el crecimiento de la cepa

Uno de los objetivos de la poda de la vid a parte de conseguir frutos de más calibre y más peso es el de dirigir el crecimiento de la vid hacia arriba y con fuerza.

Derroñar la Vid de Uva de Mesa ¿para qué sirve?

Como los racimos por su mismo peso y la gravedad cuelgan hacia abajo, de cara a facilitar el trabajo de embolsado de la uva que se realiza en los meses de verano para la y maduracion de la uva de mesa, necesitamos que los sarmientos no dificulten este trabajo.

Entonces los brotes de sarmientos que crezcan hacia el suelo se cortarán a ras del brazo para limitar su crecimiento.

Enfocándonos en los brazos de la cepa que crecen hacia los lados para extender el tamaño de la planta y hacia arriba.

En el vídeo de arriba está bastante bien explicado para que se fácil de entender los trabajos del cortado de sarmientos y de podar.

Veremos como la cepa tiene un tronco grueso que enraiza en el suelo y de donde salen brazos laterales que se van atando a los hilos de acero que se colocan entre los postes para ir dirigiendo su crecimiento.

Así podremos entrar fácilmente con el tractor para labrar la tierra en el caso de que utilicemos la técnica de regado por inundción.

O en el caso de que utilicemos el riego por goteo para dejar calles por las que poder pasar y trabajar cómodamente.

Los sarmientos que crezcan hacia arriba producirán hojas que protegerán los frutos de los rayos solares evitando que se quemen las uvas por los rayos directos del sol en verano.

Por eso como vemos, la poda de las cepas es una parte muy importante para conseguir una buena calidad de frutos y una protección de los mismos.

¿Cómo podar los sarmientos de las cepas que crecen hacia arriba?

Una vez que hemos eliminado los brotes que no nos interesan por el enfoque que le queremos dar al crecimiento de la viña hemos de enfocarnos en los que queremos dejar para producción de frutos y los que queremos para el crecimiento de la planta.

Y conseguir optimizar la fuerza que transmite la cepa a sus brotes a través de la savia que circula por la planta.

Normalmente distinguiremos entre los brazos derecho o izquierdo, aunque aquí, sobre todo si hablas con los agricultores más viejos hay diversidad de opiniones sobre cómo hacerlo correctamente.

Son técnicas de podado que se transmite de padres a hijos aunque hoy en día los ingenieros agrónomos influyen mucho en el cuidado y tratamientos a aplicar a las plantas para conseguir maximizar la producción de uva de mesa.

Derroñar la vid brazo de derecho

El siguiente paso es fijarnos en el brazo derecho de la cepa que vamos a derroñar.

Lo habitual es dejar tres brotes a cada brazo para que vaya creciendo la planta y produciendo frutos.

El tramo que se más grueso, es decir, más fuerte, se suele podar a dos llegas de sarmiento.

Este será el que permitirá el crecimiento más fuerte del sarmiento y que producirá unos racimos de uva de mesa de más calibre porque la cantidad de savia y fuerza que obtendrá de la planta será mayor.

El sarmiento que sea de grueso mediano, se suele cortar a un nudo de sarmiento, con el objetivo de que vaya creciendo en grosor para que se parezca al primero, y producirá un calibre algo más pequeño.

Y el tercer sarmiento al derroñar la vid que se más delgado lo cortaremos a ras del brazo, para que para el siguiente año crezca con más grosor.

Brazo izquierdo a la hora de derroñar la vid.

Con el brazo izquierdo a la hora de derroñar la vid seguiremos la misma metodología.

En los primeros años de las plantas, es habitual que uno se los brazos se desarrolle más que el otro.

Por eso, como habéis visto en el video del principio, el brazo más delgado se suele cortar a ras de la planta hasta que empiece a crecer con la misma fuerza que el otro brazo, consiguiendo el mismo objetivo.

¿Qué se debe hacer con los sarmientos de derroñar la vid?

Una vez se ha derroñado las cepas los sarmientos que quedan atados a los alambres guía entre los palos de plantación se desatan y se tiran al suelo.

Después se van recogiendo y haciendo garbones de sarmientos.

No es habitual dejarlos en el suelo con la idea de que se pudran y sirvan de abono para las plantas porque en el caso de que los mismos presenten alguna infección podrían afectar a las vides y transmitirles alguna enfermedad.

Estos garbones de sarmientos son muy apreciados por los restaurantes que se dedican a hacer paella de arroz a la leña, ya que el sarmiento le otorga un sabor y aroma especial.

O son ideales una vez secos para prender el fuego de la chimenea en invierno.

Aunque lo más habitual, aunque lo menos ecológico es acumularlos y después hacer quemas controladas de los mismos.

Eso sí, recordar que para hacer esto se ha de sacar permiso en el ayuntamiento para evitar multas.

¿Cómo se tapan o cubren los cortes de los sarmientos de derroñar la vid?

Al derroñar la vid estamos cortando ramas de las cepas que en definitiva es hacerles una pequeña herida a la planta que suele cubrir con su savia.

Como en invierno están en baja actividad este punto puede ser una fuente de infección para la planta que puede ser fácil de colonicar.

Por eso es habitual, al menos en la zona donde vivo yo, que conforme hay una persona que va podando la vid, hay una persona detrás con una mezcla de agua y hierro y una brocha para ir aplicando esa mezcla al corte.

De esta manera se protege el corte realizado evitando infecciones futuras de la planta.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis: