¿Que tubos compro para mi chimenea o estufa de leña?

Qué o de estufa de leña comprar o cuáles son los mejores tubos de estufa de leña o chimenea, es una pregunta a la que responderemos en el siguiente artículo, donde detallamos los tipos de tubos para chimeneas y estufas de leña que podemos encontrar en el mercado.

Cuando vamos a comprar una chimenea o estufa de leña solemos dedicarle un buen tiempo buscando el modelo que mejor se ajuste a nuestras necesidades, buscamos opiniones sobre las marcas de estufas de leña y chimeneas, miramos los precios que mejor se adapten a nuestro bolsillo, nos metemos en internet buscando ofertas de chimeneas, tiendas online de estufas de leña que tengan alguna promoción, visitamos tiendas físicas donde poder el producto, hasta que encontramos uno que satisfaga nuestras expectativas.

Aunque esto es así, también suele ser habitual, que el complemento imprescindible para cualquier estufa o chimenea, que son los tubos de evacuación del humo de las estufas o , apenas le dedicamos un breve espacio tiempo, y solemos o bien en la misma tienda donde compramos la chimenea o en algún almacén de materiales de construcción comprar los tubos que nos ofrecen, dedicándole mucho menos tiempo a conocer los tipos de tubos para chimeneas que hay, si es mejor un tubo de estufa de leña u otro, las características de los mismos, durabilidad y precios.

En uno de nuestros primeros artículos cuando inaguramos nuestro blog de chimeneas que hablábmos de la importancia del conducto de humos de estufas y chimeneas , señalamos lo importante que es una buena elección de los tubos para estufas de leña o chimeneas que vamos a instalar, y que como complemento básico de cualquier aparato de evacuación de humos son muy importantes, de cara por un lado al buen funcionamento de nuestro aparato, así como la duración que tendrán los mismos.

Básicamente existen cuatro tipos de tubos para chimeneas y estufas:

TUBOS DE CHAPA GALVANIZADA

Estos serían los tubos más básicos que hay, normalmente recomendados para estufas de leña que no tengan una gran potencia calorífica y no exijan excesivamente a estos tubos.

Por grosor del tubo se pueden clasificar en:

– Grosor de 0.4

Este es el grosor más fino de tubo que hemos visto en algún catálogo de algunos proveedores nuestros tubos para chimeneas, aunque particularmente no conocemos tiendas que los vendan, ya que personalmente consideramos que son muy finos. Eso sí, son los más baratos de todos, los que tienen unos precios más económicos, y eso es totalmente lógico, a menos grosor de chapa, menos material empleado, más barato es.

– Grosor de 0.5

Este grosor seguiría al anterior en tubos de chapa, un poco más resistentes que los anteriores (en chapa contra más grosor más resistente es el caño de salamandra), y un poco más alto en precio que los anteriores, pero tampoco conocemos tiendas que los vendan ya que lo más habitual para estufas de leña, como mínimo es el grosor de 0.6

– Grosor de 0.6

Este sería el grosor del tubo más típico en tubos de chapa que nos podemos encontrar en cualquier almacén de materiales de construcción y gran superficie.

En tiendas especializadas de chimeneas también se tienen, aunque se gastan menos, ya que la preocupación de este tipo de tiendas especializadas en la venta de estufas de leña y chimeneas, es que, sus clientes compren productos de calidad que tengan una larga duración, a diferencia de los almacenes, ferreterías o grandes superficies que su principio básico es atraer clientes con precios bajos, gancho o muy atractivos, digamos “disimulando” la calidad de los productos que se compran.

Aunque, para estufas de leña, estos tubos de 0,6 de chapa se colocan perfectamente y sobre todo si la instalación es en recto, es decir, la estufa de leña tiene salida vertical, suelen aguantar bien y durar unos cuantos años.

Cuando la salida de la estufa de leña es trasera y se ha decolocar un codo de 90º para conseguir la vertical del tubo, siendo habitualmente este codo de chapa de 90º rizado, al ser la chapa plegada, tiene menos dureza que cuando la pieza es vertical, y por tanto es más endeble, y conocemos casos de personas que les toca cambiar este codo todos los años, hasta que se deciden por gastar un poco más y comprar un codo de más calidad.

Después otra forma de clasificar estos caños para estufas de leña de chapa que podemos encontrarnos es:

– Tubos de chapa simples:

Son los tubos con acabado normal del color de la chapa, habitualmente son caños de 1 metro de longitud y diámetro entre 120 mm y 150 que son las medidas más habituales de estufas de leña, y con una parte macho y otra hembra (se denominan machimbrados por encajan unos dentro de otros), teniendo disponibles todos los complementos necesarios como codos tanto de 90º como de 45º, sombreretes, reducciones, Tes, etc.

– Tubos de chapa pintados:

Debido a que estéticamente parece que no queda muy bien que la estufa tengan un color habitualmente negro o antracita por el tratamiento que tienen las mismas con pintura anticalórica, mientras que el tubo de chapa simple tiene un color a acero, surgió hace unos años la práctica de pintar estos caños de chapa también con pintura anticalórica para que tengan el mismo color de la estufa de leña, encontrándonos alguns marcas de estufas de leña que venden también sus propios tubos y así tenemos la seguridad de que estéticamente se verán conjuntados al tener el mismo color.

TUBOS DE ACERO GALVANIZADO

Estos serían los tubos para chimeneas y estufas de leña que más se han vendido en los últimos treinta años.

Son más resistentes que los de chapa galvanizada y tienen unos precios no demasiado altos.

Pudiendo clasificarse como en el caso anterior por grosor:

– Grosor del tubo de 0,8:

En este caso, un tubo de chapa de acero galvanizado, con un grosor de 0,8 ya son caños de chimenea que por experiencia constrastada, estando bien instalados sin que les entre agua ni productos corrosivos, perfectamente pueden llegar a durar más de una década.

Se utilizan habitualmente para instalaciones de estufas de leña de mayor potencia y chimeneas, tienen unos precios económicos y cumplen su función. Tendrían una buena relación calidad precio buena, aunque, conforme veremos después hay tubos mejores que almenos debemos conocer para poder elegir bien qué tubo de chimenea comprar.

– Grosor del tubo de 1,0:

Tubo más grueso que el anterior y por tanto más resistente. Aunque se ha colocado menos que los tubos de 0,8 que han tenido mucho más venta, como decimos a más grosor, mejor tubo y también mayores precios. Digamos que en el caso de tubos de acero galvanizado a más kilogramos de hierro más dinero cuestan y más calidad y durabilidad tienen.

– Grosor del tubo de 2,0:

Este tipo de tubos llevan menos tiempo en el mercado, y en su día los primeros fueron importados de Italia, que son pioneros en temas de chimeneas y estufas de leña, así como de pellets, y los elementos de fumistería y complementos necesarios.

Tiendas especializadas de chimeneas, están promocionando estos caños para chimeneas de grosor de 2,0 lógicamente porque son mejores y son más duraderos, aunque en este caso, ya estamos hablando de precios de entre treinta y tantos a más de cincuenca euros el metro de tubo, y pesan un templo. Se nota la diferencia cuando coges un tubo simple de 0,6 lo comparas con uno de 2,0. Son igual, pero la diferencia si podemos compararlos lo notaremos.

Aquí ya es cuestión de como hablamos, de la calidad que queramos poner y lo que queramos o podamos gastarnos.

Como en el caso anterior, también se pueden clasificar en tubos simples y tubos pintados, para que tengan la misma estética que la estufa de leña.

TUBOS VITRIFICADOS

Los tubos vitrificados para chimeneas y estufas de leña aparecieron cierto tiempo después que los chapa y acero como evolución de los mismos para cubrir las necesidades que habían demandado muchos clientes.

Por un lado nos encontramos que los tubos de chapa o acero, sobre todo la parte que va en el exterior de la vivienda, por efecto del humo y del clima (lluvia, viento), acaban ennegreciendo, y digamos poniéndose algo “más feos” que la estética que tienen cuando son nuevos, a parte de que con el tiempo se los acaba “comiendo” la humedad.

Por otro lado, se tenía el problema de la estética que hemos comentado de las estufas de leña donde el tubo va visto, y claro poner tubos de color acero con color negro, estéticamente no quedaban especialmente bien, de ahí que se buscase la solución de fabricar caños que tuviesen un color negro. El problema es que en un principio por las técnicas que se utilizaban, el poner tubos pintados tenían el problema de que la pintura saltaba (hoy en día, se ha mejorado la técnica de aplicación y de secado, y si los tubos son buenos, no tiene por qué saltar la pintura por el calor, salvo que se incendie el tubo y sobrecaliente el mismo, superando la temperatura para lo qu están fabricados), entonces la forma de conseguir este color negro y que se mantuviese, fue vitrificándolos, creando una capa vítrea en el exterior del tubo que fijase la pintura y no cambiase con el tiempo.

Y con este vitrificado a los tubos para estufas de leña, se consiguió unos tubos más duraderos y resistentes, que no cambiaban de color con el tiempo y la intemperie, y se conseguía una estética más acorde con el color de la estufa.

En un principio tuvieron una gran venta, ya que eran mejores que los galvanizados, de color negro y más resistentes, y no existían los tubos pintados de pintura anticalórica igual que las estufas que aguantasen el calor sin desprenderse la pintura. Así tuvieron una época dorada y como decimos, aunque tenían unos precios un poco más altos que los galvanizados, se vendían muy bien.

Después de pasados esos años, y la aparición de los tubos pintados, ya va por zonas. Hay zonas de España donde sigue vendiéndose mucho el tubo vitrificado y otras zonas donde apenas se vende, y se venden mucho más los tubos pintados.

Pero como mejor los tubos vitrificados.

La pega, que con el tiempo muchos clientes le pusieron a estos tubos vitrificados, es que el vitrificado era brillo, y que se tenía una estufa de leña que era en mate, mientras que los tubos vitrificados eran brillo, por lo que estéticamente no estaban tan bien conjuntados como con los pintados, de ahí lo que comentamos, de que muchos usuarios, se decantase por los tubos pintados.

Eso ha hecho que hace relativamente poco, hayan aparecido los tubos vitrificados mates, que son caños con todas las características de durabilidad y resistencia de los tubos vitrificados, y encima al ser mate estéticamente quedan muy bien con las estufas de leña.

Hace unos meses, un fabricante de tubos para chimeneas vino a presentarnos estos tubos que habían fabricado y nos comentaba que estaban teniendo muy buena aceptación, y que creían que este año se vendería mucho.

Así que es posible que vuelva la época de los tubos vitrificados, pero esta vez en mate.

Por grosor se pueden clasificar en:

– Grosor de 0,6

Hasta hace poco tiempo, que encontramos una tienda online de tubos para chimeneas que vendía estos tubos vitrificados con este grosor, pensábamos que sólo existían de 0,8 para arriba. Pero como es lógico, supongo que buscando su cuota de mercado, al igual que ocurre con el grosor de los tubos de chapa, al fabricar un tubo vitrificado con menso grosor, se consigue abaratar los costes, y ofrecer caños vitrificados a precios más baratos, que los de 0.8. Y si el comprador, que tiene pensado adquirir un tubo vitrificado, no se fija en las especificaciones, puede pensar … mira he encontrado un tubo vitirificado más barato que en otras tiendas …. Claro, es un tubo vitrificado, pero tiene menos grosor que los de las otras tiendas, por lo que aunque sea un tubo vitrificado, no es el mismo tubo vitrificado. …

– Grosor de 0,8

Este grosor es el más habitual en tubos vitrificados y los que más se encuentran en el mercado. Precios más altos que los galvanizados, pero como decimos mejores. Ya que realmente un tubo vitrificado de 0,8, es un tubo galvanizado de 0,72 que tiene una capa de vitrificado de 0,08. De ahí que tengan un precio un poco más alto.

– Grosor de 1,0

Este también es un grosor relativamente nuevo. Al igual que en el caso de 0,6 se busca tubos vitrificados más baratos, en el caso de 1,0 se buscan caños vitrificados de mayor calidad y durabilidad, ya que al tener más grosor, son mejores, más duraderos y altos en precios. Ya es cuestión de nuestra elección.

TUBOS INOXIDABLES O TUBOS INOX

Conforme fue evolucionando el sector de las chimeneas y la fabricación de los tubos para chimeneas, surgieron en el mercado los tubos de acero inox o acero inoxidable, que hoy día son los mejores caños para chimeneas y estufas de leña.

A esto le ayudó el hecho que en las construcciones nuevas de edificios, sobre todo en la colocación de calderas para la calefacción de las casas, o en institutos y lugares publicados, se marcase la necesidad de que estos tubos tenían que ser de acero inoxidable, así que surgieron al mercado y empezó el proceso de fabricación.

Los primeros tubos que surgieron en tubos inoxidables para chimeneas, eran tubos plegados al igual que los de chapa.

¿Qué es esto de plegados?

Pensemos que la chapa es una pieza rectangular que una máquina pliega dándole forma cilíndrica, y la forma de que esta placa no vuelva a su forma original es haciendo un pliegue en el borde del tubo.

Los primeros tubos inoxidables que surgieron fueron así, y aunque hoy en día seguimos pudiendo encontrar algún fabricante que hace este tipo de tubos inox, la tendencia ha cambiado, ya que al ser utilizados principalmente en sistema de calefacción que utilizan combustibles como gasoil o pellets, que presentan residuos más pequeños, había el problema que podían tener algo de pérdidas, en el caso de la leña menos, pero en el caso de los combustibles anteriores era más probable, por lo que se mejoró la fabricación haciendo los caños inox en vez de plegados, haciendo tubos inoxidables electrosoladados sin pliegues y que ajustan perfectamente.

Así, que hoy la tendencia o la forma de fabricar de la mayoría de fabricantes de tubos inoxidables es sin pliegues y electrosoldando el tubo.

– ¿Por qué son mejores los tubos inox que los anteriores?

Por el hecho de que al ser inoxidables aguantan mejor las inclemencias del tiempo, y tienen el peligro que la corrosión acabe deteriorándolos y teniendo pérdidas de huma, que podrían acarrear un problema para la salud.

Por el hecho que aguantan mejor la corrosión, ya no sólo del exterior, si no del interior.

Ya que el humo bien sea si utilizamos como combustible la leña, gasoil, pellets, corroen el tubo por dentro y los inoxidables son los que más aguantan.

Dentro de estos caños y según ha ido evolucionando el sector nos encontramos los:

– Tubos inoxidables 304

El apellido 304, nos viene a marcar las características de este tubo inoxidable para chimeneas.

Este tubo inox 304 era el recomendado en el año 2002 en el real decreto sobre construcción de edificios nuevos que salió por aquel entonces.

Prácticamente todos los fabricantes de tubos para chimeneas que lo hacían con tubos inoxidables trabajaban este tipo de tubo.

Después con la evolución del mercado de estufas de pellets y calderas que utilizaban como combustible pellets, vieron que el quemado del pellets hacía que el humo tuviese mayor presencia de azufre que en el quemado de leña, y que éste azufre corroía el tubo inox 304, por lo que hacía falta una evolución y un tubo inoxidable mejor, y surgieron los

– Tubos inoxidables 316

Estos son los tubos que hoy en día se recomiendan para las construcciones de obra nueva y sobre todo para estufas de pellets y calderas ya que son capaces de aguantar más la corrosión por culpa del azufre que se produce al quemado de los mismos.

Por eso a día de hoy, como es lógico dentro de unos años esto ya no será así, el mejor tubo para chimeneas y estufas tanto de leña y sobre todo para pellets, es el tubo inox 316.

En el tema del pellets, con los tubos para los mismos, ocurre lo mismo que comentábamos con los caños para chimeneas. Las estufas de pellets son máquinas de precios habitualmente altos, y en que los usuarios invierten bastante tiempo, revisando marcas, modelos, precios y potencias, y le prestan menos atención al tubo de evacuación de humos, que después tienen que comprar, siendo habitual encontrarnos con personas que han comprado una estufa de pellets, (sobre todo lo hemos visto en grandes superficies), y que después en vez de comprar el tubo inoxidable 316 recomendado, han comprado el tubo de chapa pintado que le vendía la gran superficie, y que lógicamente es mucho más barato que el de inox, pero en unos años de uso, se darán cuenta de la diferencia.

Y cuando a alguna de estas personas le hemos preguntado el por qué de comprar esos tubos, la respusta fue que venían con el paquete de compra de la estufa de pellets, el kit de caños de instalación y un palet de sacos de pellets.

Este sería el desglose de los diferentes tipos de tubos para chimeneas y estufas de leña que podemos encontrarnos en el mercado.

Después dentro de cada serie nos encontraremos tubos de doble pared aislados por si tenemos que hacer instalación en el exterior, diferentes tipos de piezas complementarias (codos, reducciones), pero esto ya entrará en el ámbito de otro artículo.

Con este post, queríamos resumir de cara al comprador final la información de los productos que se puede encontrar cuando después de decidirse a comprar una estufa de leña o chimenea, ha de tomar la decisión de qué tubos comprar, y a veces, no se le dedica el tiempo adecuado a esta decisión, cuando la importancia de la elección de tubos que elegimos para nuestra instalación de chimenea es un fundamental.

En definitiva, si está pensando qué tubos comprar para chimeneas de leña o estufas, nosotros le recomendaríamos que primero vea qué aparato ha comprado y las necesidades del mismo, y función de lo cual, ver las diferentes opciones, y lo mejor, dejarse aconsejar por un buen profesional de las chimeneas, de cara a tomar la mejor decisión.

Tubo inox doble pared 150 mm y 200 mm

Los tubos inox de de doble pared que más se venden junto con los de estufas de pellets son los tubos inox doble pared de 150 mm y los tubos inox de doble pared 200 mm.

Inox doble pared 150 mm para estufa de leña

¿Que tubos compro para mi chimenea o estufa de leña?Una de las mejores marcas de tubos inox de doble pared que podemos encontrar en el mercado nacional es la marca Dinak, y uno de sus caños más vendidos los de inox doble pared de 150 mm en 304 que son ideales para estufas de leña de salida de 150 mm.

Inox doble pared 200 mm para cassette de leña

¿Que tubos compro para mi chimenea o estufa de leña?

Dentro de las mejores marcas de tubos para cassettes de leña en tubos de acero inoxidable como comentamos tenemos la marca Dinak, en este caso, como la mayoría de cassetes de leña tienen salida de 200 mm sería el tubo que puede ver en la fotografía y el enlace donde podrá ver el precio de los caños inox de doble pared.

Pudiendo encontrar todos los complementos de fumistería para la instalación de los mismos, como son los codos inox doble pared, sombreretes, cubreaguas, abrazaderas y demás pinchando

Recientemente encontrado por:

  • cuanto valen los tubos de una chimenea de leña
  • cuanto cuestan un tubo de metro de aluminio chimenea francesa de 25 c de diametro
  • cuanto saleun cañeodes tufa
  • diametro de tubos de estufa
  • diferencias entre tubos de estufa de leña
  • tubo chimenea inox 120
  • tubos galvanizados para calor de horno
Summary
¿Que tubos compro para mi chimenea o estufa de leña?
Article Name
¿Que tubos compro para mi chimenea o estufa de leña?
Description
Si está pensando QUE TUBOS COMPRAR para su estufa o chimenea de leña le detallamos los TIPOS DE TUBOS del mercado, USOS, MEJORES y MÁS RESISTENTES
Author
materialesalicante.com